En la cama no deberías hacer estas cosas

Young lively couple eacting cake in their bed

Si no duermes bien, sufres de acné, obesidad, trastornos mentales, vivirás menos y hasta serás menos inteligente.

Pero no te preocupes, siempre y cuando cuides tus hábitos para ANTES de dormir, no deberías tener ningún problema.

Ver televisión: Ver la tele antes de dormir forma parte del ritual nocturno de muchas personas, y aunque ayude a darte sueño, en realidad tiene el efecto contrario. La pantalla realmente estimula el cerebro y limita la producción de serotonina, una hormona que promueve el buen sueño. Lo peor del caso es que si programas a tu cuerpo con la necesidad de ver la tele para dormir, podrías desarrollar malos hábitos de sueño MUY complicados. Mi recomendación es que apagues la televisión mínimo una hora antes de dormir.

Chequear tu celular: La mayoría mantenemos el celular debajo de la almohada o al lado para estar SIEMPRE comunicadas. Y la tentación de checar Facebook o Instagram antes de dormir será grande, pero es una tentación que deberías evitar. Y es que los aparatos electrónicos desprenden una luz (especialmente en una habitación oscura) que evita que el cuerpo note si es de noche o de día, complicándole así su meta de dormir tranquilamente.

Discutir en pareja: Para muchos de nosotros, el único momento que tenemos para reconectarnos en pareja es en la noche y si últimamente hay mucha presión y estrés, hay mayores probabilidades que nos desahoguemos durante la noche. Lo malo es que discutir en pareja antes de dormir afecta la calidad del sueño, ya que agrega tensión, estrés y malos sentimientos.

Trabajar: Aunque trabajar en cama te haga sentir muy productiva, en realidad sucede todo lo contrario. Aunque no lo parezca, te da una razón de procrastinación durante el día, sin mencionar que asociar la cama con el trabajo empeorará el insomnio.

Dormir con tu perro: ¿Es saludable dormir con nuestras mascotas? Podría armar un debate con esta pregunta y la respuesta usualmente es algo personal. Sin embargo, de acuerdo a la Fundación del Sueño, dormir con una mascota causa molestias del sueño gracias a los movimientos de la mascota, sus ruidos y hasta el espacio que requiere. En un mundo ideal, la mascota no provocaría ningún problema, pero la verdad es que sí lo hace y no lo quieres admitir porque le tienes mucho cariño.