La corbata pierde terreno en medio de cambios de tendencia en la moda

images15.jpgPor Ray A. Smith
Los hombres dejaron de usar corbata hace años. Ahora, hasta aquellos que mantenían la tradición de usar el accesorio lo están abandonando.
Tras 60 años de historia, la Asociación de Vestimenta Masculina de EE.UU., el grupo que representa a los fabricantes de corbatas, se disolvió hace unos días.
Los actuales miembros de la asociación suman apenas 25, comparado con los 120 que había en la época dorada de la corbata, en los años 80.
Los miembros han perdido interés. Pero la mayor razón de la desaparición del grupo es que los hombres ya no usan corbata. De acuerdo con una encuesta reciente realizada por Gallup, el número de hombres que usan corbata a diario en el trabajo cayó el año pasado a su nivel más bajo en la historia: 6% comparado con el 10% de 2002. Las ventas de corbatas se desplomaron a $677.7 millones en el año fiscal que acabó el 31 de marzo, respecto a $1,300 millones en 1995, según la firma de investigación NPD Group.
Aunque los fabricantes esperan recibir un impulso en las ventas, el futuro de las corbatas es muy dudoso.
Algunos miembros de la asociación presintieron esa tendencia hace dos años, cuando en una reunión anual del grupo en Nueva York, varios participantes llegaron sin corbata. Marty Staff, presidente ejecutivo del fabricante de ropa masculina JA Apparel Corp., que tiene un negocio significativo de corbatas, fue uno de ellos.
«Fue un gesto deliberado», explica Staff, quien dice que quería causar impacto frente a sus colegas. «Históricamente, el tipo que usaba el traje azul marino, la camisa blanca y la corbata color vino sería el presidente ejecutivo. Ahora, es el contador», señala Staff.
«El poder significa ser capaz de vestirse como uno quiera», señala. Aunque la compañía que encabeza es dueña de la famosa marca Joseph Abboud, y a él mismo le gusta usar corbatas, dice que no está de acuerdo «cuando (una corbata) se vuelve obligatoria».
Staff no está solo en esto. Una nueva generación de fabricantes de ropa masculina y diseñadores de moda ha crecido viendo la corbata como un accesorio opcional.
Ian y Shep Murray, fundadores del fabricante de corbatas Vineyard Vines, no sienten la necesidad de usar el accesorio. «Hacemos corbatas para otras personas, pero nosotros no tenemos que usarlas», dijo el copresidente ejecutivo Ian Murray, en una entrevista reciente en su oficina de Connecticut. Su vestimenta consistía de pantalones cortos, sandalias y una camiseta polo.
Murray dice que él y su hermano renunciaron a sus carreras en publicidad y relaciones públicas en 1998 en parte porque odiaban el rigor de los trajes y las corbatas. Dicen que las corbatas Vineyard Vines, con diseños de ballenas, copas de Martini o sillas de playa, le inyectan cierta alegría a lo que de otra manera sería una prenda lúgubre.
Gerald Andersen, director de la asociación, hace hincapié en que la disolución de la organización no significa que las corbatas hayan muerto. «Los banqueros, abogados y contadores siguen usándolas», dice. Las celebridades las lucen en la alfombra roja y las corbatas delgadas son una tendencia de moda. «¿Están volviendo los días en que los hombres van a los partidos de corbata? No». Pero las corbatas, dice, seguirán teniendo un lugar en el guardarropa masculino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.