La escritora española Montserrat del Amo y el colombiano Rogelio Salmona fueron galardonados en la feria internacional del libro de Guadalajara

vvvvvvvvvvv1.jpgLa escritora española Montserrat del Amo recibió el Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil por su amplia obra dirigida a ese público.
«Una persona que comienza a leer desde pequeño tiene mucho camino ganado», dijo la autora tras recibir el premio en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.
Aunque se trata de un sector que tal vez no tiene mucha madurez o las herramientas para degustar libros difíciles, la escritora aseguró que no se anda con tibiezas y siempre busca sembrar en ellos un reto.
«Me interesa mucho la animación a la lectura y yo creo que a veces he utilizado para animar a la lectura el sistema del reto, del desafío. Algunos lectores me dicen ‘es que tu libro es muy difícil de leer, yo no lo leo’. Pues peor para ellos porque ellos se lo pierden; yo no voy a abaratar mi literatura», declaró.
Para Del Amo el premio significa una promoción de su obra, que incluye títulos como «El nudo», «Piedra de Toque» y «La casa pintada».
«Lo importante del premio son las puertas que abre para la obra, esto supone que se van a conocer mis libros, que van a llegar a más países, a más librerías, más gente y entidades interesadas en la promoción de la lectura lo van a conocer y eso es lo más importante de este premio», aseveró.
Nacida en Madrid, y licenciada en Filosofía y Letras, sus libros se han traducido al alemán, inglés, portugués, gallego y catalán.
Por otra parte, al colombiano Rogelio Salmona se le rindió tributo póstumo con el Premio ArpaFIL de arquitectura.
Su obra más conocida es el complejo residencial Torres del Parque, ubicado en Bogotá y que se integra al paisaje de la zona, a la vez que funciona como parque público.
Las construcciones precolombinas mexicanas marcaron una influencia en sus trabajos, en los que solía utilizar el ladrillo y para los que tomaba en cuenta la forma en que el cielo, la lluvia o los alrededores afectarían el color de sus obras.
Salmona murió a principios de octubre víctima del cáncer. Su viuda aceptó el premio en su nombre y dijo que «siento en el aire que todos hubiéramos querido que Rogelio estuviera aquí. Yo también».
El arquitecto también fue acreedor del Premio Nacional de Arquitectura en 1986 y el Alvar Alto, el más importante que se entrega en esta rama.
Además, el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara abrió una exposición en su honor en la que se exhiben dibujos, maquetas y fotografías de sus trabajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.