La FDA aprobó una nueva tecnología para corregir miopía y astigmatismo

thumbnail_visumaxLos errores de refracción, dice la OMS, son la causa más importante de discapacidad visual, pese a que hay manera de corregirlos y evitar las complicaciones.

Por: Luz Marina Rodríguez

Al celebrar recién el Día Mundial de la Visión, la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó la atención sobre la problemática de los errores de refracción no corregidos, que “constituyen la causa más importante de discapacidad visual”.

Insistió también en que el 80 % de casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar, e instó a los gobiernos a trabajar en el tema, y a la población a concientizarse sobre la importancia de acudir regularmente, mínimo una vez al año, a su oftalmólogo, y seguir sus recomendaciones.

Esto, basados en que son más de 150 millones de personas en el mundo las que presentan defectos refractivos, que originan problemas de baja o mala visión; lo que se podría evitar, porque hoy los avances de la oftalmología y el advenimiento de la tecnología permiten corregirlos de manera precisa, lo que evitaría las secuelas, como la pérdida de visión o los accidentes por no ver con nitidez los objetos.

Por ejemplo, hace décadas era impensable utilizar el láser en los ojos o abrir este órgano y colocar un lente, pero esto ya dejó de ser ficción y es una realidad que cada día se hace más prometedora; a lo que se suman las opciones de utilizar gafas o lentes de contacto, ampliando la gama de oportunidades para corregir su error refractivo y ver con nitidez los objetos.

Hoy, no solo se tiene láser, sino que hay una nueva generación de láser llamada VisuMax, con la técnica Relex Smile (Small incisión lenticule extraction); innovación que acaba de recibir la ‘bendición’ de la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para corregir defectos como la miopía, ampliando la gama de opciones, y con resultados muy favorables y un amplio perfil de seguridad, y que en Europa ya tiene 4 años de uso, con resultados muy positivos.

En la región, México, Brasil y Colombia, ya cuentan con esta tecnología innovadora que parte de que la córnea es curva y “se adaptan a esta anatomía ocular, sin hacer presión intraocular innecesariamente alta”. A Colombia ha llegado a través del Instituto de Córnea, y espera beneficiar a miles de pacientes.

“Es un equipo de láser de femtosegundo, que puede atravesar la córnea y tallar unos lentículos sin necesidad de cortarla en la superficie, lo que garantiza gran precisión, y la posibilidad de tratar de manera segura miopías de hasta -10 dioptrías y astigmatismos hasta -5.0 dioptrías, y en poco tiempo se van a poder corregir hipermetropías”, asegura el doctor Alberto Chacón Aponte, director científico del Instituto de Córnea.

Más seguridad

El equipo tiene un microscopio quirúrgico integrado con una cámara de video digital, lo que garantiza un control completo y preciso del procedimiento. Pero, sin duda, la gran ventaja es que “desaparece el flap, gracias a la exactitud de la técnica de femtosegundo, que permite sacar un lentículo de una talla perfecta para corregir miopías y astigmatismos”, complementa el doctor Alberto Chacón Aponte.

Como resultado, hay un proceso postoperatorio mucho más rápido, y el paciente puede regresar a sus labores como estudiante, deportista o empleado sin ningún problema, pronto, y con seguridad, sin temor a que se corra el flap, se arrugue o toque volver a cirugía para pegarlo de nuevo, si regresan muy pronto a sus actividades.

“Durante el procedimiento, el paciente mira una luz de láser y no pierde la visión en ningún momento: demora más o menos entre 30 y 60 segundos el enfoque y la talla del lentículo, y todo el procedimiento toma de 3 a 5 minutos por cada ojo; el paciente no siente dolor, tiene una mínima incapacidad y mejora en un 80% su visión al día siguiente”, explica el doctor Chacón, quien presentó los resultados de este nuevo procedimiento durante el Congreso Nacional de Oftalmología en Cartagena.

Obviamente, no es un procedimiento para todos los pacientes, sino que como en toda cirugía se deben cumplir unas especificaciones: “Deben ser pacientes que no tengan córneas muy delgadas, ni queratocono, que no hayan sido operados previamente, es decir, con córneas vírgenes con espesor normal, y otros requisitos propios de cualquier procedimiento quirúrgico”, agrega el especialista.

Los errores de refracción

La OMS define los errores de refracción como trastornos oculares que dificultan el enfoque claro de las imágenes, es decir, que originan visión borrosa que puede convertirse en causa discapacidad visual. Precisa también que, afortunadamente, el 80% de los casos de discapacidad visual son prevenibles o

se pueden curar cuando se presentan, por lo que recomienda una visita al oftalmólogo mínimo una vez al año.

Los defectos refractivos, que pueden presentarse en niños, jóvenes y adultos, son:

* Miopía: dificultad para ver claramente los objetos distantes.

* Hipermetropía: dificultad para ver claramente los objetos cercanos.

* Astigmatismo: visión distorsionada debido a la curvatura anormal de la córnea, que es la superficie transparente que cubre el globo ocular.

* Presbicia: dificultad para leer o enfocar bien a un brazo de distancia y que
suele asociarse al envejecimiento.