La genética si tiene que ver con los divorcios

Un estudio realizado por dos universidades descubrió que no siempre las emociones o el comportamiento nos llevan a tomar tan drástica decisión

Por qué una pareja que al principio se amaba tanto terminar por divorciarse? Muchas pueden ser las causas: que se acabó el amor, que ya no hubo entendimiento, que tuvieron diferencias irreconciliables, que ya no iban por el mismo camino… o que la genética influyó en esta decisión.

¿La genética? Sí, así como lo lees. 

Una investigación realizada en conjunto por la Virginia Commonwealth University y la Universidad de Lund en Suecia encontró que los genes juegan un papel trascendental para no tener un matrimonio exitoso, tal y como sucediera en la mayoría de los casos, con sus padres.

Los investigadores analizaron los registros de población de Suecia y descubrieron que las personas que fueron adoptadas tenían una actitud muy similar a la de sus padres biológicos y hermanos carnales en cuanto al futuro de sus relaciones amorosas, sobre todo en aquellas que terminaron en separación.

Con esto, se podría dar un nuevo enfoque al tratar a las personas que pasan por un proceso como este, pues no necesariamente necesitarán ayuda psicológica para desistir o superar este hecho.