La hipnosis clínica puede reducir los sofocos (bochornos o calores) en las mujeres posmenopáusicas

Las diversas formas de hipnosis, trance y estados alterados de conciencia han sido documentadas en una serie de culturas a lo largo de la historia. Varias prácticas parecidas a la hipnosis se remontan al antiguo Egipto, Babilonia, Grecia, Persia, Gran Bretaña, Escandinavia, las Américas, África, India y China. Wong Tai, un padre de la medicina china, hizo una de las primeras referencias escritas sobre la hipnosis en 2600 AC.

No es bien entendida la forma en que funciona la hipnosis. Se han asociado algunos cambios en el cuerpo con la hipnosis, incluyendo cambios en la temperatura de la piel, la frecuencia cardíaca, las secreciones intestinales, y la respuesta inmune. Durante la hipnosis, se han observado disminuciones en la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura corporal y los patrones de ondas cerebrales (ondas alfa). Se han reportado cambios similares con otras formas de relajación. La evidencia preliminar indica que la hipnoterapia podría ser beneficiosa en el tratamiento de los sofocos y podría mejorar la calidad de vida de las mujeres que están experimentando síntomas de la menopausia. Sin embargo, los datos no son concluyentes.

En un estudio reciente, los investigadores asignaron al azar a 187 mujeres posmenopáusicas que experimentaban al menos siete sofocos al día para recibir cinco sesiones semanales de hipnosis clínica o de atención estructurada durante 12 semanas. La frecuencia y la intensidad de los bochornos fueron evaluadas como las medidas de resultado principales.

Los investigadores encontraron que el número promedio medio de sofocos reportados entre el comienzo del estudio y la semana 12 se redujo significativamente en el grupo de hipnosis clínica en comparación con el grupo control, con una reducción media de 55,82 y 12,89 para la hipnosis y los grupos de control, respectivamente. Varias mediciones psicológicas también mostraron reducciones significativas del número de sofocos en el grupo de hipnosis con una reducción promedio de 5,92, en comparación con 0,88 en el grupo control. Además, las puntuaciones de intensidad de los bochornos fueron reducidas en una media de 18,82 en el grupo de la hipnosis y sólo 3,35 en el grupo control.

Los autores concluyeron que la hipnosis podría ser eficaz para reducir los sofocos en las mujeres posmenopáusicas. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

Además de la hipnosis, el cohosh negro es una alternativa popular a la terapia hormonal recetada para el tratamiento de los síntomas de la menopausia, como los dolores de cabeza por migraña, los trastornos del sueño, los sofocos (bochornos o calores), los problemas de humor, la sudoración, las palpitaciones y la resequedad vaginal. La investigación inicialen humanos sugiere que el cohosh negro podría mejorar algunos de estos síntomas durante un máximo de seis meses. Sin embargo, la evidencia actual es mixta y se necesitan más estudios antes de ofrecer recomendaciones sobre su uso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.