La longitud de los dedos de la mano podría revelar el riesgo que tiene una persona de desarrollar enfermedad de la neurona motora

Una investigación midió los dedos de la mano de 110 personas, incluidas 47 que sufrían esclerosis lateral amiotrófica o ELA, la forma más común de la enfermedad de la neurona motora.

La ELA es un trastorno neurológico progresivo y letal que ataca las neuronas encargadas de controlar los músculos voluntarios, las neuronas motoras, causando su degeneración gradual y muerte.

La enfermedad resulta en una parálisis progresiva y eventual muerte del paciente debido a insuficiencia respiratoria. En promedio una persona sobrevive dos años después de ser diagnosticada.

Testosterona

El estudio, llevado a cabo por científicos de la universidad King´s College de Londres, encontró que los pacientes con ELA tienen más probabilidades de desarrollar dedos anulares relativamente largos.

Aunque no se conocen las causas de la enfermedad de la neurona motora, ni se sabe porqué afecta a unas personas y otras no, se cree que varios factores genéticos pueden contribuir a ésta.

Y también se piensa que los factores prenatales podrían tener un impacto en el trastorno.

«Ésta es sólo una clave sobre lo que podría estar haciendo a las neuronas motoras más frágiles»

Prof. Ammar Al-Chalabi

Tal como explican los científicos en Journal of Neurology, Neurosurgery and Pshychiatry(Revista de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría), las neuronas motoras dependen de la testosterona (la hormona masculina) para sobrevivir.

Se sabe que los hombres tienen más probabilidades de desarrollar enfermedad de la neurona motora que las mujeres y también están expuestos a niveles más altos de testosterona antes de nacer.

El equipo de investigadores, dirigido por el profesor Ammar Al-Chalabi, sospechaba que este alto nivel de testosterona prenatal podría ser un factor de riesgo en el desarrollo de la enfermedad de la neurona motora más tarde en la vida

Para investigar el vínculo los científicos analizaron la proporción entre el dedo anular y el dedo índice de una persona.

Estudios en el pasado ya han vinculado la proporción entre estos dos dedos a varias características individuales, incluido el rendimiento deportivo y el nivel de agresión de un individuo.

Y se cree que estas características se establecen en el útero.

Según los científicos, un dedo anular más largo, en relación al dedo índice, podría deberse en parte a la exposición que tuvo un bebé a la hormona testosterona antes de nacer.

Es por eso, dicen, que los hombres tienen dedos anulares ligeramente más largos que los dedos índices, mientras que esto no ocurre en las mujeres.

Neuronas frágiles

Ahora, el estudio encontró que los dedos anulares de las personas con ELA eran consistentemente más largos que los de las personas sin la enfermedad.

«Este estudio sugiere que incluso antes de nacer, las neuronas motoras pueden quedar afectadas y volverse más vulnerables más tarde en la vida» afirma el profesor Al-Chalabi.

«La longitud de los dedos parece estar vinculada al equilibrio hormonal en el útero, de manera que lo que vemos como una tendencia hacia dedos anulares más largos es un marcador del equilibrio hormonal durante el embarazo».

El investigador subraya, sin embargo, que éste es solo uno de los múltiples factores de la enfermedad por lo tanto no debe verse como un riesgo de desarrollar el trastorno.

«Ésta es sólo una clave sobre lo que podría estar haciendo a las neuronas motoras más frágiles» agrega el científico.

Por su parte, el doctor Brian Dickie, de la Asociación para la Enfermedad de la Neurona Motora en el Reino Unido afirma que «este estudio simple, pero cuidadosamente diseñado, plantea preguntas interesantes sobre cómo los eventos que ocurren antes del nacimiento podrían incrementar el riesgo de desarrollar enfermedad de la neurona motora más tarde en la vida».

«Pero es importante recordar que la exposición a niveles altos de testosterona en el útero no es una causa directa de la enfermedad».

«Mucha gente con dedos anulares largos nunca desarrollará la enfermedad de la neurona motora. Hay numerosos factores genéticos y ambientales que necesitan coincidir para desencadenar el desarrollo de la enfermedad» agrega el experto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.