La mortalidad en Moscú se duplica por la ola de calor y el humo

La agencia meteorológica pronostica pocos cambios en la capital rusa, que vive temperaturas récord

La cifra de muertes en Moscú se ha duplicado en los últimos días por la ola de calor récord que asola al país y el humo que desprenden los centenares de incendios que se han desatado en varias zonas del centro. El jefe del departamento de Sanidad del ayuntamiento de la capital rusa, Andréi Seltsovski, ha precisado, en respuesta a una pregunta de EL PAÍS, que en condiciones normales, el número de fallecidos es de 360 a 380 al día y que actualmente hay cerca de 700 al día.

Seltsovski, hablando en una rueda de prensa, ha informado de que no todas las muertes son producto del calor, pero que la causa principal de los decesos en la actualidad se debe a la hipertensión producto de las altas temperaturas. Asimismo, ha dicho que existen 1.500 plazas en los depósitos de cadáveres en Moscú, de los cuales 1.300 ya están llenos.

La capital rusa ha amanecido hoy nuevamente bajo una nube de humo. Según la agencia Ria Novosti, la situación meteorológica presentará pocos cambios hoy debido a la ola de calor y los vientos procedentes del sudeste que traen nuevas oleadas de humo a la ciudad. Según la agencia Meteonovosti, «la temperatura máxima en Moscú será de entre 35 y 37 grados, mientras que la región de Moscú alcanzará hasta 38 grados».

La agencia meteorológica ha advertido además en un comunicado que debido a estas condiciones «la gente que sufre de problemas pulmonares y cardiovasculares, de diabetes, de tiroides o enfermedades metabólicas pueden enfrentarse a situaciones extremadamente duras debido a la falta de oxígeno en el aire».

Los expertos en salud van más allá e incluso prevén que la gente sana puede enfermarse producto de estas condiciones poco saludables. Los meteorólogos advierten de que la ola de calor en Moscú se extenderá hasta mediados de agosto.

Desde hace dos semanas cuando comenzaron los incendios se han informado de 51 muertes mientras que más de 3.500 han perdido sus viviendas en el centro de Rusia. Según las autoridades, el humo sumado a otros contaminantes ha elevado el nivel de dióxido de carbono a un récord de siete veces por encima de los valores normales el pasado fin de semana, según Ria Novosti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.