La NASA retrasa misión de reparación del Telescopio Espacial Hubble

untitled.bmpPor Cheryl Pellerin
Dos semanas antes de que el transbordador espacial Atlantis, con siete astronautas a bordo, iniciaran la última misión de servicio al telescopio espacial Hubble, un importante sistema del observatorio presentó una falla, lo que hizo que los administradores de la NASA retrasaran el lanzamiento programado para el 14 de octubre.
La Misión 4 de Servicio al Hubble, que es el primer telescopio diseñado para que astronautas realicen reparaciones, sustituyan partes y actualicen su tecnología en el espacio, servirá para transportar instrumentación, giroscopios, baterías y otros componentes críticos para extender la vida útil del observatorio hasta el año 2013.
Ahora bien, el equipo de reparación tendrá que esperar hasta principios de 2009 para completar su misión y tendrá que transportar una parte de repuesto cuya instalación se debe programar como parte de un saturado programa de caminatas espaciales y reparaciones. Pero estas no son necesariamente malas noticias.
“Se tiene que considerar si esta falla se hubiese presentado dos semanas después de la misión de servicio», dijo Ed Weiler, administrador adjunto en la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, durante una sesión informativa realizada el 29 de septiembre.
“Nosotros teníamos que colocar sólo dos instrumentos nuevos y hubiéramos pensado que extendimos la vida útil del telescopio por diez años. Si esta falla se hubiese presentado después de la última misión del transbordador al Hubble, se habría desperdiciado la misión en seis, 12 o 18 meses», señaló. «De alguna forma, si esto tenía que ocurrir, no pudo presentarse en un mejor momento».
La computadora principal a bordo del telescopio detectó errores el 27 de septiembre en el lado A del dispositivo científico de formateo de datos del Hubble, que almacena y transmite información científica al Centro Espacial Goddard de la NASA en el estado de Maryland desde los cinco instrumentos del telescopio. El dispositivo de formateo es parte de un sistema de instrumentación científica de control y manejo de datos que ha funcionado con éxito en órbita por más de 18 años.
El equipo de operaciones del Hubble ha comenzado el complejo proceso de transferir operaciones al lado B del dispositivo científico de formateo de datos y a otros cinco módulos. Esto corregirá el problema, pero dejará al dispositivo de formateo y a otros módulos sin sistemas de respaldo si se presentan problemas en el futuro.
Gracias a la previsión de los diseñadores del Hubble, la NASA cuenta con un SIC&DH de repuesto. Los administradores de la agencia trabajan en un plan para probar rigurosamente la unidad y tenerla preparada para su entrega al Centro Espacial Kennedy en Florida durante la primera semana de enero de 2009, para un posible lanzamiento a mediados de febrero.
“Al proceder a aceptar un retraso de quizás algunos meses», agregó Weiler, «podemos probar nuestro dispositivo de formateo y tenerlo preparado».
En los meses previos a que la unidad de repuesto esté lista para transportarse, el Hubble tendrá que utilizar el lado B del dispositivo científico de formateo de datos. En el Centro Espacial Goddard, el equipo de operaciones revisa cuidadosamente el proceso de cambiar el observatorio del lado A al lado B. El lado B de los módulos afectados por la falla fue activado por última vez durante pruebas terrestres a finales de los ochentas y a principios de los noventas, antes del lanzamiento del Hubble.
El equipo practica la transición usando una réplica del Hubble conocida como el módulo de pruebas del sistema eléctrico vehicular, dijo Preston Burch, administrador del Hubble en el Centro Espacial Goddard.
“Los ingenieros son formidables en preocuparse por uno y otro detalle», añadió. «Existen preocupaciones en que si se prende un interruptor o un relé para poner algo en funcionamiento, se puede fundir un fusible – ese tipo de cosas… de manera que revisaremos eso y confirmaremos si se nota algo inusual en la forma en que fluyen los picos de corriente o si existe alguna dificultad al realizar el cambio, por lo que eso será parte de nuestra evaluación de riesgo».
Después de revisar el procedimiento, la alta administración en el Centro Espacial Goddard y la sede de la NASA determinarán si se procederá con la transición al lado B.
“Desconocemos la ubicación precisa y la naturaleza exacta de esta falla”, afirmó Burch, “y probablemente no la sabremos hasta que traigamos la unidad de regreso a la Tierra».
Durante la Misión 4 de Servicio, que de hecho es la quinta ocasión en que astronautas han visitado el telescopio en órbita, al igual que durante el curso de cinco caminatas espaciales con duración de seis horas, el equipo instalará dos instrumentos científicos nuevos para mejorar la capacidad del Hubble y reacondicionar sus subsistemas, así como intentar la primera reparación en órbita de dos instrumentos: el espectrómetro de imágenes del telescopio espacial y las modernas cámaras de sondeo.
Los instrumentos nuevos son el espectrómetro para detectar los orígenes cósmicos y la cámara 3 de amplio rango. Un sensor reacondicionado de guía precisa reemplazará una unidad deteriorada de tres sensores que se encuentra actualmente a bordo y mantiene la capacidad para enfocar el telescopio.
Los astronautas instalarán también giroscopios, baterías y mantas térmicas para garantizar que el Hubble funcione de manera eficaz por lo menos cinco años después del servicio.
La misión de reparación fue planeada en un principio para llevarse a cabo en 2004, pero se pospuso después del accidente del transbordador espacial Columbia en 2003 y posteriormente se canceló debido a las preocupaciones de seguridad. Después de que un renovado programa dio inicio y el transbordador comenzó a volar de nuevo en 2005, la NASA reexaminó los riesgos involucrados en una iniciativa de reparación del Hubble y aprobó una última misión de servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.