La nueva lava ropa de pedal es buena para el planeta y para la salud del usuario

_45541744_bici416.jpg

Se trata de una «bicilavadora», que como su nombre lo dice, es una lavadora de ropa que funciona con el poder del pedal.
Es, dicen los expertos, un buen ejemplo de la verdadera tecnología verde.
El aparato no sólo se encarga de dejar la ropa limpia sino también previene la contaminación del agua de ríos y lagos, no genera emisiones de carbono y ayuda al usuario a hacer ejercicio.
La bicilavadora, probada por primera vez en Ventanilla, Perú, fue diseñada específicamente para los lugares remotos en el mundo en desarrollo donde por falta de luz o agua corriente la gente debe lavar su ropa a mano.
La máquina fue creada en 2005 por Radu Raduta, estudiante de ingeniera mecánica del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) Estados Unidos.
Raduta y su equipo basaron su proyecto en los diseños de MayaPedal, una organización no gubernamental en Guatemala dedicada a reciclar
«Lo que intentamos es vender los aparatos a precios subvencionados para ayudar a mejorar el medio ambiente, la salud y la productividad de las comunidades rurales», dijo Marroquín, ingeniero a cargo de MayaPedal.
«Queremos buscar alternativas para reciclar las partes de la bicicleta, el plástico y otros materiales».
«Así, a la vez que evitamos la contaminación del medio ambiente ofrecemos soluciones a comunidades que no cuentan con recursos para comprar máquinas», asegura.
Lavar la ropa, para mucha gente en el mundo en desarrollo, no es tarea fácil.
La labor, que es llevada a cabo generalmente por mujeres, requiere pasar unas ocho horas cada semana tallando y exprimiendo cada prenda en pequeños recipientes o en la orilla de ríos o lagos.
En muchas de estas regiones rurales hay lavadoras eléctricas, pero son poco prácticas porque tanto la electricidad como el agua de grifo son caras o no están disponibles.
El nuevo aparato utiliza piezas que están fácilmente disponibles, como barriles de plástico y componentes de bicicletas usadas.
La bicilavadora consiste de un barril de plástico cortado en secciones que después son soldadas para formar un barril más pequeño.
Dentro de éste va otro cilindro, también hecho de partes de plástico soldadas, encargado de rotar durante ciclos de lavado y enjuague.
Este cilindro, que va colocado en el armazón de una bicicleta sin llantas, tiene una capacidad de unos 200 litros, la máxima carga que una persona promedio podría pedalear.
«Así, a la vez que evitamos la contaminación del medio ambiente ofrecemos soluciones a comunidades que no cuentan con recursos para comprar máquinas», asegura.
Lavar la ropa, para mucha gente en el mundo en desarrollo, no es tarea fácil.
La labor, que es llevada a cabo generalmente por mujeres, requiere pasar unas ocho horas cada semana tallando y exprimiendo cada prenda en pequeños recipientes o en la orilla de ríos o lagos.
En muchas de estas regiones rurales hay lavadoras eléctricas, pero son poco prácticas porque tanto la electricidad como el agua de grifo son caras o no están disponibles.
El nuevo aparato utiliza piezas que están fácilmente disponibles, como barriles de plástico y componentes de bicicletas usadas.
La bicilavadora consiste de un barril de plástico cortado en secciones que después son soldadas para formar un barril más pequeño.
Dentro de éste va otro cilindro, también hecho de partes de plástico soldadas, encargado de rotar durante ciclos de lavado y enjuague.
Este cilindro, que va colocado en el armazón de una bicicleta sin llantas, tiene una capacidad de unos 200 litros, la máxima carga que una persona promedio podría pedalear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.