La OMS prevé un planeta con más ancianos que niños

La organización indica que en 2050 habrá en el mundo 395 millones de personas mayores de 80 años

El mundo envejece rápidamente. Dentro de sólo cinco años, por primera vez en la historia de la humanidad habrá más personas mayores de 65 años que niños menores de cinco, y el número de personas de edad muy avanzada alcanzará niveles sin precedentes. En 2050 habitarán, de hecho, 395 millones que habrán rebasado los 80 años.

Se prevé que los mayores de 60 años pasen de 605 millones en 2000 a dos mil millones en los próximos 40 años. Es decir, más del triple. El reto ante el inminente cambio demográfico, del que no escapa México, será, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), garantizar ciudades para todas las edades, en las que los mayores puedan llevar una vida activa y productiva y ser útiles para sus familias y sus comunidades. Y para ello, desde ahora, comenzar a crear una cultura para un envejecimiento sano.

De tal relevancia es este tema para el organismo internacional, que este año dedicó el Día Mundial de la Salud al envejecimiento y a la salud. Hoy en todo el mundo se conmemora esta jornada con el lema “La buena salud añade vida a los años”. Para la OMS, en el siglo XXI, la salud está determinada por los grandes cambios sociales y uno de los principales es el envejecimiento de la población.

La institución destaca que, para gozar de buena salud en la vejez, es necesario haberla tenido durante la niñez, la adolescencia y la vida adulta.

Así, después de haber logrado aumentar la esperanza de vida, hoy el desafío de los sistemas de salud pública en el mundo es no sólo garantizar que la que población viva más, sino que viva bien.

La mortalidad entre los adultos mayores está marcada, actualmente por las enfermedades cardiacas, el cáncer y la diabetes. La discapacidad y la explosión en el número de casos de demencia como el Alzheimer, a causa del envejecimiento, pegan también a este sector. En este contexto, la OMS plantea que envejecer bien depende de múltiples factores, como la alimentación, la actividad física y la exposición a lo largo de la vida a riesgos a la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.