La ONU advierte que la pobreza en Latinoamérica puede aumentar un 15% en 2009 debido a la crisis económica mundial

_45454183_090206_pobreza_203b.jpgUna funcionaria de Naciones Unidas (ONU) dijo que los efectos de la crisis financiera global pueden elevar los niveles de pobreza en América Latina hasta un 15% en el transcurso de este año.
La directora para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Rebeca Grynspan, alertó que la región necesita con urgencia una inyección de fondos públicos si quiere evitar que se pierdan los significativos avances sociales logrados en los últimos años.
Grynspan advirtió que la pobreza podría crecer entre un 10% y un 15% (actualmente el nivel promedio en la región es del 35%) y alertó que, de llegar al 40%, se volverá a los mismos niveles de 2005.
«Por eso es tan importante lo que hagan los gobiernos», aseguró la funcionaria a los periodistas en Washington.
Bajo crecimiento
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pronosticado un crecimiento económico de sólo un 1,1% en América Latina para 2009.
La funcionaria de la ONU explicó que esto redundará en una pérdida de cuatro millones de empleos y en un crecimiento de los trabajos informales y mal remunerados.
«Mi preocupación es que, aparte de los gobiernos más grandes, las economías pequeñas y medianas no puedan hacer frente a un golpe de esta magnitud», señaló.
Si bien el Banco Mundial (BM) anunció recientemente un aumento en los préstamos a la región (pasarán de US$5.000 millones a US$13.000 millones), para Grynspan estos préstamos adicionales, junto a los de otros organismos internacionales, son insuficientes.
La funcionaria agregó a su vez que el problema de la región «es la deuda privada, no la pública», y que las pequeñas y medianas empresas tienen problemas para acceder al limitado crédito internacional, porque el mismo va a parar a las grandes compañías.
Grynspan indicó que le preocupan especialmente las economías de América Central y del Caribe, que, según ella, carecen de los medios financieros para lidiar con la crisis.
Días antes, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) -que además incluye República Dominicana- había vaticinado que esta región sufrirá en 2009 su peor crisis desde los años 80, con caídas en el crecimiento económico en todos los países y un aumento del desempleo.
Excepciones
Como puntos positivos, Grynspan aseveró que la depreciación de las monedas latinoamericanas frente al dólar es una oportunidad para diversificar la economía y superar la dependencia de la exportación de las materias primas.
Al mismo tiempo, agregó, la devaluación aminora el impacto de la caída de las remesas, ya que el dinero recibido del extranjero valdrá más, a pesar de que «sólo en el descenso de las remesas, la región está perdiendo US$3.000 millones».
Sin embargo, Grynspan señaló que sólo Brasil, Chile y México tienen capacidad financiera para poner en práctica programas contra la crisis y destacó los programas sociales brasileños y mexicanos por sus subsidios familiares y sus inversiones en infraestructuras.
El economista Martín Grandes, del Centro para la Estabilidad Financiera en Buenos Aires, Argentina, explicó que Chile «ha implementado durante años un fondo social nutrido por el excedente del precio del cobre -principal producto de exportación chileno- sobre un promedio histórico», lo que le permite hacer frente a la crisis actual.
Mientras que los países más afectados serán Argentina, Ecuador, Venezuela y Bolivia «por haber implementado políticas económicas pro-cíclicas con exceso de consumo sobre ahorro», agregó Grandes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.