La salud de los empleados es mejor si los jefes reconocen su labor

Si los trabajadores sienten el reconocimiento por su labor, se identifican más con la empresa y registran menos quejas por enfermedades

Los empleados que con frecuencia reciben felicitaciones de sus jefes por su buen desempeño se enferman menos, según el instituto científico de AOK, una de las mayores aseguradoras alemanas, en su edición anual del informe sobre ausencias laborales.

Si los trabajadores están bien informados y sienten el reconocimiento por su labor, se identifican más con la empresa, pero además, se registran menos quejas y trastornos de salud, aseguró el documento centrado este año en la relación entre salud y gestión empresarial.

Los empleados desearían de las cúpulas directivas de las empresas más intervenciones a favor de los desempleados, más retroalimentación (feedback )y una palmadita en la espalda por su trabajo con más frecuencia, afirmó el documento elaborado por el instituto en cooperación con la universidad de Bielefeld y la universidad técnica de Berlín..

‘Pero muchos jefes no se comportan así. Ni siquiera felicitan a su empleado cuando es evidente que ha hecho un buen desempeño. Más de la mitad de trabajadores no reciben una buena palabra por ello’, aseguró uno de los editores del estudio, Helmut Schrder.

El informe sobre bajas laborales que realiza cada año el instituto de la aseguradora alemana se basa en encuestas a 28 mil 223 trabajadores de 147 empresas.

Según el sondeo, el 54.5 por ciento de los empleados encuestados aseguraron que apenas reciben una felicitación de sus superiores o incluso que nunca lo hicieron y un 41.5 por ciento aseguró que su opinión no es tenida en cuenta en decisiones importantes de sus jefes.

Al mismo tiempo, más de una tercera parte, un 35.5 por ciento, aseguró estar convencido de que si así fuera, la situación de la salud de los empleados en el lugar de trabajo mejoraría, debido a la relación entre el bienestar físico y psicológico/anímico.

‘Un estilo de mando que fomente la salud influye en el bienestar de los empleados de forma positiva y ayuda también a mantener un bajo nivel de la fluctuación de empleados en la empresa’, señaló Schrder, miembro de la cúpula del instituto WidO.

‘Y con el trasfondo de la carencia de mano de obra, el estilo de mando desempeña cada vez más un papel importante’, añadió.

Pero no sólo los trabajadores, sino que los propios jefes también se encuentran presionados, sobre todo los directivos de jerarquías medias sufren una fuerte presión temporal y también laboral

Así, los directivos encuestados para el informe señalaron que en promedio sólo están enfermos 4.8 días al año. Otro sondeo muestra sin embargo que pese a la enfermedad muchos acuden al trabajo y sin haberse recuperado adecuadamente o vuelven demasiado temprano a sus puestos antes de pasar una enfermedad.

En promedio, una incapacidad laboral duró en 2010 un total de 17.6 días, según los datos del informe basado en las bajas de más de diez millones de trabajadores afiliados a esta aseguradora.

La mayoría de las enfermedades se refieren a dolencias musculares y del esqueleto (un 24.2 por ciento), heridas agudas (12.9 por ciento), enfermedades respiratorias (12 por ciento) y enfermedades psíquicas (9.3 por ciento).

Un dato destacado es el aumento de las enfermedades en 2010 por el último motivo frente al año anterior en 0.7 por ciento. Desde 1994, la incapacidad laboral por motivos psicológicos registró un aumento superior al cien por ciento.

Además, las cifras son diferentes en función de sectores y actividades. En 2010 se registró en la mayoría de sectores un aumento de la tasa de enfermedad. La mayor se registró en el campo de la energía, agua, desecho de residuos y minería, con un 5.9 por ciento.

En el sector de administración pública y seguridad social la tasa fue del 5.5 por ciento, igualada por el sector del transporte.

En la construcción fue del 5.1 por ciento. Al otro lado, la tasa de enfermedad más baja se registró en el sector de banca y aseguradoras, con 3.3 por ciento.

Los trabajadores cuyo trabajo requiere esfuerzo físico, como los limpiadores de carreteras o basureros estuvieron una media de 30 días enfermos en 2010, frente a los sólo 4.8 días de profesores de universidad o docentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.