La sonda espacial de la NASA realizó un peligroso aterrizaje con el fin de buscar agua en el planeta rojo

_44689602_marte3.jpgLa nave lanzada por la Agencia Espacial Estadounidense (NASA) 10 meses atrás se posó cerca del polo norte de Marte este domingo, luego de realizar un viaje de 680 millones de kilómetros desde la Tierra.
La sonda está equipada con un brazo robótico que escarbará por debajo de la superficie con el fin de encontrar agua congelada.
Los científicos aseguran que esta misión proveerá las evidencias más claras de si alguna vez en Marte pudo haber existido vida.
Una señal confirmando que Phoenix alcanzó la superficie de Marte fue recibida a las 23:53 GMT del 25 de mayo.
Los últimos siete minutos del largo viaje fueron considerados como el momento más riesgoso de la misión.
Luego de ingresar a la atmósfera marciana a una velocidad cercana a los 5,7 kilómetros por segundo, Phoenix tuvo que realizar una serie de maniobras para poder tocar el suelo de manera segura.
Primero soltó un paracaídas, luego usó propulsores para contrarrestar la gravedad y finalmente se posó con sus tres patas.
El plan es que en los próximos tres meses Phoenix se dedique a buscar hielo debajo de la superficie marciana.
Y para lograrlo usará un brazo robótico que recogerá muestras de roca y hielo para luego realizar el análisis científico en su propia cubierta.
«La meta principal de esta misión es llegar por debajo de la superficie de Marte, donde estamos casi seguros que encontraremos agua», comentó Tom Pike, uno de los científicos británicos involucrados en el proyecto.
«Las sondas que orbitan Marte han registrado con gran detalle el área donde se posará Phoenix y sabemos que allí hay hielo -agua sólida- a 10 centímetros, o quizás menos, por debajo de la superficie», afirmó Pike.
«El agua, evidentemente, es muy importante ya que es una de las bases esenciales que se necesitan para la vida».
Llegar a suelo marciano sin duda es una tarea arriesgada. De las 11 misiones que han tratado de llegar al planeta rojo desde 1971 sólo cinco lo han logrado con éxito.
Phoenix (Fénix) es un nombre bastante apto para esta misión, ya que se ha levantado de las cenizas de dos fracasos previos.
En septiembre de 1999 la sonda espacial Mars Climate Orbiter se estrelló contra el planeta debido a un error de navegación provocado por una confusión de los técnicos que mezclaron unidades de medida del sistema métrico decimal con las del sistema inglés (Imperial).
Pocos meses después otro vehículo de la NASA, el Mars Polar Lander (MPL), se extravió cerca del polo sur de Marte.
Phoenix utiliza el mismo diseño de un vehículo gemelo del MPL, el Mars Surveyor 2001 Lander, que fue cancelado luego de los dos intentos fallidos.
La sonda fue lanzada el 4 de agosto de 2007 en un cohete Delta II desde Cabo Cañaveral en el estado de Florida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.