La Unión Europea restringirá la emisión de gases de efecto invernadero a las aerolíneas

_44314296_emissions_203b.jpgDe ser refrendada por el Parlamento Europeo, la medida se aplicará a todos los vuelos entre los países miembros y a las rutas aéreas que tengan origen o destino en cualquiera de ellos.
«Éste es un enérgico paso que da Europa una semana después del acuerdo en Bali», comentó al final de la reunión en Bruselas, el representante británico Hilary Benn.
Pero el acuerdo de los ministros deberá confrontar la oposición de varias aerolíneas, de Estados Unidos que amenazó con adoptar medidas legales y la de los activistas contra el cambio climático quienes lo consideran insuficiente.
En cambio, para el Comisionado Europeo para el Medio Ambiente, Stavros Dimas, se trató de una «fuerte señal» para la aviación que desde 1990 duplicó sus emisiones de dióxido de carbono y lo volverá a hacer hacia 2020.
Según Dimas, esta industria es responsable del 3% de las emisiones totales de la UE, superando así a la del acero que ya es parte del llamado régimen de comercio de emisiones.
Según esta media que rige desde 2005, los países europeos conceden anualmente cierto número de permisos de emisión a establecimientos industriales y a empresas del sector energético.
Aquéllos que exceden su «cuota» de liberación de gases de efecto invernadero, pueden adquirir más derechos, mientras las que no llegan a sus niveles límite,
El régimen comprenderá también a las aerolíneas que recibirán anualmente un número de permisos de emisiones equivalente al promedio de las producidas entre 2004 y 2006.
Los ministros -dice- acordaron también someter a subasta un mínimo del 10% de los «derechos a contaminar» a repartir entre las aerolíneas. El fondo recaudado se destinará a la lucha contra el cambio climático.
El régimen que entrará en vigor a 2012 una vez que sea aprobado, comprenderá también a los vuelos de monarcas, presidentes de gobierno y ministro de los países de la Unión Europea, pero no así de autoridades de Estados por fuera de este bloque.
La excepción serán aquellos pequeños operadores de vuelos comerciales de menos de 30.000 pasajeros por ruta, los que aducen que el pago de estos derechos amenaza su supervivencia empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.