La Universidad de Stanford lanzó un proyecto tendiente a reunir estadística sobre quienes no existen oficialmente

_44276439_mm-afpgetty203.jpgLas minicomputadoras de bolsillo podrían contribuir a que un elevado número de individuos que oficialmente no existen en este mundo tengan su voz.
Los pequeños aparatos están siendo usados para reunir información de lo que se estima son mil millones de personas que viven en barrios de extrema pobreza.
El proyecto Mobile Metrix de la Universidad de Stanford tiene como objetivo determinar cuán grandes son estas comunidades y revelar cómo sus vidas.
La estadística actualizada será entregada a gobiernos y organizaciones de asistencia para que puedan ajustar sus proyectos de desarrollo de esas comunidades.
«Contamos a quienes nadie cuenta», dice Melanie Edwards, jefa del proyecto en esa universidad británica.
Sostiene que mucha gente de estas villas miserias no figura en las estadísticas oficiales y en consecuencia los presupuestos sobre el tamaño de este sector de la población y la calidad de vida a menudo son bastante erróneos.
Se estima entre 5.000 y 60.000 las personas que viven en una «favela» de Brasil. En el país habría hasta 700 de estos barrios marginales.
«Si pensamos que una sola de esas comunidades está compuesta de 55.000 individuos y proyectamos esa cifra a una escala nacional o internacional, entonces nos damos cuenta de cuán lejos podemos llegar», reflexiona Edwards.
«En realidad no tenemos idea de cuántos son a pesar de que miles de millones de dólares se destinan a ellos. Estas cifras son la base sobre la cual muchas organizaciones en el mundo toman decisiones sobre el uso de sus fondos», agrega, para preguntarse a continuación:
«Esto es crítico porque ¿cómo vamos a servir a esa población si no sabemos quiénes son?».
La información también servirá para que los gobiernos puedan comprometer los recursos adecuados en el caso de un brote epidémico.
El proyecto Mobile Metrix contempla el empleo y entrenamiento de jóvenes que viven en esas comunidades para que realicen una encuesta casa por casa sobre cómo vive cada familia.
Vistiendo uniformes que lo distinguen y usando un cuestionario de 100 preguntas cargadas en sus minicomputadoras de bolsillos, tratan de recoger la mayor cantidad posible de información sobre la vida de esas comunidades.
Melanie Edwards explica que el número de jóvenes varía según se necesite sólo una muestra o una cobertura generalizada del barrio.
En una de las pruebas de este proyecto, 12 agentes encuestaron 700 familias para obtener una muestra representativa de las 28.000 personas que viven en el área.
A fin de motivar a los adolescentes a enrolarse en el proyecto, se les ofrece un salario un poco más alto de lo que podrían obtener por desempeñarse como correos de los narcotraficantes.
Según Edwards los proyectos de recopilación de datos estadísticos siempre se hacen en sociedad con los dirigentes de las comunidades a fin de crear organizaciones y sistemas de entrenamiento y distribución que puedan perdurar incluso después de terminada la encuesta.
«La tecnología es una de las pocas cosas que pueden acelerar los procesos para reducir la brecha social», indica.
Los proyectos piloto Mobile Metrix ya se aplicaron en Brasil, mientras se espera el próximo lanzamiento de otros similares en India y Kenia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.