Las baterías darán más que energía

Las baterías ya han sido utilizadas para alimentar pequeños aviones no tripulados.

Linternas, aviones y un auto eléctrico de carreras son los bancos de prueba de una nueva «batería estructural», según informó la compañía británica BAE Systems.

Estas baterías usan fibra de carbono y pueden formar parte del cuerpo del dispositivo para el que se aplican.

Al efectivamente construirse la fuente de energía en la estructura misma de un objeto se puede ahorrar peso.

BAE está probando esta tecnología en el Lola-Drayson B12/69EV, que podría convertirse en el vehículo eléctrico más rápido del mundo.

La compañía espera que el material de la batería sea eventualmente tan fácil de emplear como la fibra de carbono existente.

«Sólo cuando sacudes y das vueltas estas cosas en una plataforma del mundo real es que destapas estas cuestiones», explica Stewart Penney de BAE Systems.

El año pasado la compañía reveló que había construido una linterna y un pequeño avión no tripulado con este material de batería.

Carbono inteligente

Los nuevos dispositivos, de acuerdo a BAE, son más que baterías tradicionales en una presentación y formato diferentes. Potencialmente esta tecnología podría sustituir los materiales estructurales compuestos de carbono existentes.

«La belleza de lo que tenemos es que, cuando esto esté completamente desarrollado, una compañía tendrá la posibilidad de salir a comprar un material compuesto de carbono estándar, darle forma, procesarlo y tendrá una batería estructural», dijo Penney.

Para lograr esto BAE aseguró haber «agregado químicos de batería en los materiales compuestos».

«Tomas los químicos a base de níquel y hay maneras en las que puedes integrarlos en la fibra de carbono», explicó la compañía.

A pesar de que las aplicaciones en equipamiento militar y para autos de carrera podrían sugerir un precio elevado, BAE cree que puede hacer baterías estructurales relativamente económicas.

«El objetivo, en el que todavía estamos trabajando, es tener un material que no sea significativamente más caro que la fibra de carbono», aseguró Penny.

Experiencia de combate

BAE empezó a trabajar en el proyecto como parte de un esfuerzo para aligerar el peso que cargan las tropas en lo que se refiere a dispositivos electrónicos.

En una nota de prensa BAE especificó un número de aplicaciones futuristas «desde carpas con suministro de energía propio, que hacen de las mantas eléctricas una realidad literal».

Sin embargo, la potencia específica de las baterías -la energía que pueden almacenar en relación a un determinado peso- es actualmente bastante baja. Es alrededor de un tercio de la batería de un auto, y una décima comparada con las baterías hechas a base de litio, utilizadas en laptops y smartphones.

«No estamos particularmente en un alto nivel en términos de potencia específica», admitió Penney.

«Tenemos pruebas de laboratorio que se están acercando al terreno de las baterías de autos», agregó.

Las baterías están hechas a base de níquel. Al estar originalmente enfocadas para el uso militar, debían ser resistentes al fuego y tener una larga vida.

«Necesitas un química de la batería que dure muchas décadas, no puedes simplemente quitar un ala y tirarla como si fuera (una batería de) un teléfono celular», dijo Penney.

Sin embargo, la compañía dijo que espera desarrollar una batería a base de litio que almacene más energía en el futuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.