¿Las células culpables de la esclerosis múltiple?

Lesión inflamatoria en la médula espinal de un modelo de ratón de esclerosis múltiple en la que se aprecia la presencia de células ILC3 (en verde) y células T (en rojo). (Imagen: Dr. Christopher N. Parkhurst)

Una población de células inmunitarias, que hasta ahora no había sido reconocida como tal, podría estar involucrada en la aparición de la esclerosis múltiple y otras enfermedades cerebrales relacionadas con la inflamación.

Un equipo internacional que incluye, entre otros, a Gregory Sonnenberg y John Benji Grigg, ambos de la Escuela Médica Weill Cornell, dependiente de la Universidad Cornell en Estados Unidos, ha descubierto que un grupo de células inmunitarias que normalmente protegen contra la inflamación en el tracto gastrointestinal pueden tener el efecto contrario en el cerebro.

Los investigadores estaban estudiando un conjunto de células inmunitarias denominadas ILC3, que ayudan al sistema inmunitario a tolerar los microbios beneficiosos y a suprimir la inflamación en los intestinos y otros órganos de todo el cuerpo. Descubrieron un subconjunto único de estas células ILC3, con la capacidad de circular por el torrente sanguíneo e infiltrarse en el cerebro. Para sorpresa del equipo de investigación, las células de este subconjunto no mitigan la inflamación, sino que la promueven.

Los científicos encontraron este subconjunto de células inmunitarias en el sistema nervioso central de ratones con una versión murina de la esclerosis múltiple. En vez de limitar la respuesta inmunitaria, este subconjunto de células ILC3 estimulaba a otro grupo de células inmunitarias llamadas células T a atacar las fibras nerviosas mielinizadas, lo que provocaba síntomas como los típicos de la esclerosis múltiple. Los investigadores detectaron células ILC3 inflamatorias similares en la sangre periférica y en el líquido cefalorraquídeo de los pacientes de esclerosis múltiple.

Lo descubierto en esta investigación sugiere que contrarrestar la actividad de estas células podría ser un nuevo enfoque terapéutico para tratar la esclerosis múltiple y otras enfermedades cerebrales relacionadas con la inflamación.

Según algunas estimaciones, la esclerosis múltiple afecta a más de dos millones de personas en todo el mundo. Otras enfermedades que se caracterizan por la inflamación crónica del cerebro, entre ellas las de Alzheimer y Parkinson, afligen a decenas de millones de personas. También hay pruebas de que la neuroinflamación se desarrolla de forma natural con el envejecimiento y es un factor importante en el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

El nuevo estudio se titula “Antigen-presenting innate lymphoid cells orchestrate neuroinflammation”. Y se ha publicado en la revista académica Nature.