Las embarazadas que usan perfumes o cremas perfumadas podrían aumentar el riesgo de que su bebé varón desarrolle esterilidad

_44977244_perfume1.jpgUna investigación llevada a cabo en la Universidad de Edimburgo, en Escocia, Reino Unida, afirma que hay un periodo crucial, entre las ocho y las 12 semanas de gestación, cuando se determinan los futuros problemas reproductivos.
Los investigadores creen que la exposición, durante ese período, a sustancias químicas que se encuentran en los cosméticos podrían afectar la producción de esperma.
La investigación, de la Unidad de Ciencias de Reproducción Humana del Consejo de Investigación Médica, basada en Edimburgo, fue llevada a cabo en ratas.
Durante las pruebas los investigadores bloquearon la acción de los andrógenos, que incluyen a hormonas sexuales masculinas como la testosterona.
Los resultados confirmaron que con las hormonas bloqueadas, los animales mostraban problemas de fertilidad.
Según los autores, algunas de las sustancias químicas utilizadas para bloquear las hormonas son usadas extensamente en la producción de productos como cosméticos, textiles y plásticos para el hogar.
Como dijo el profesor Richard Sharpe, quien dirigió el estudio, los compuestos químicos podrían también aumentar el riesgo de que el bebé varón desarrolle otros trastornos reproductivos más tarde en su vida, incluido cáncer testicular.
Es por eso, afirma el científico, que las mujeres que están planeando embarazarse deben evitar el uso de productos cosméticos en la piel, ya que éstos pueden ser absorbidos hacia el organismo.
«Los perfumes contienen muchos compuestos químicos que, sabemos, en altas concentraciones pueden potencialmente tener efectos biológicos», dice el investigador.
«Por eso recomendamos a las mujeres que eviten exponerse a los compuestos presentes en los cosméticos, ya que cualquier cosa que se ponga en la piel podría entrar al organismo y al bebé en desarrollo».
El experto subraya que hasta ahora no hay evidencia categórica que demuestre que estos compuestos dañen al bebe.
El estudio se basó en experimentos con animales que sugieren que podría haber un riesgo con estos compuestos químicos.
Sin embargo, tal como señala el profesor Sharpe, las mujeres hoy en día están expuestas a muchas sustancias químicas, tanto en el aire como en los textiles de sus hogares.
«Por eso -dice el investigador- es mejor ser extremadamente cuidadosos y evitar lo que durante el embarazo podría representar un riesgo para el bebé».
El científico presentará su investigación la próxima semana durante el Simposio Simpson en Edimburgo, una reunión internacional de expertos en fertilidad organizada por la Universidad de Edimburgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.