Las opciones que se tienen en un auto moderno, ante la inevitable pinchada

imagesAunque cada día son menos vulnerables a los pinchazos, las llantas no son infalibles especialmente ante golpes muy fuertes. Además de la rueda de repuesto de tamaño normal, existen selladores aplicables de inmediato, o la rueda de emergencia, mucho más pequeña y limitada en velocidad y agarre

Por Fernando Santos Morales

Es ya muy extraño estar conduciendo y que una llanta – neumático se pinche dejando escapar el aire. Incluso hay juegos de llantas que durante toda la vida útil, no presentan la molesta y efímera varada.

Pero se pueden pinchar, y hay opciones para seguir el camino. Ante unos baúles que crecen proporcionalmente menos que las carrocerías, temas de seguridad y aerodinámica como prioridades, se vienen instalando en los últimos años ruedas de emergencia (space saver) que ocupan menos espacio en el baúl.

Vienen limitadas en velocidad y alcance. En los deportivos o híbridos (baúl corto por el espacio para las baterías) donde no hay lugar suficiente para inmensos equipajes, se entregan con selladores y un compresor, que se usan para tapar el/los huecos, para poder desvararse por sí mismo.

Los autos con llantas runflat con estructura especial pueden continuar la marcha sin aire, hasta un lugar donde la reparen. Éstas no requieren de ningún repuesto ni de selladores, pero tienen el inconveniente de hacer dura la marcha, y en caso de avería importante (rotura de rin o flanco por accidente), no habrá repuesto que la sustituya.

Así, entre los selladores con compresor, y la rueda de uso temporal, ¿qué es mejor? En muchos países se le deja escoger al propietario de un vehículo nuevo entre la rueda normal que deja menos espacio, la tipo ‘’galleta’’ más pequeña, o el sellador con el compresor eléctrico para inflarlas.

Las ruedas pequeñas de emergencia además de tener limitada la velocidad, requieren ser llevadas con precaución pues la adherencia en curvas y el frenado no responden como en las originales, y la respuesta de la dirección es imprecisa.

Me parece que con todo y limitaciones, es mejor montar ésta de emergencia, que incluso permite continuar la marcha cuando el daño es grave (rin o llanta roto como dije en las runflat), algo imposible con el sellador y su compresor.

Hay más desventajas para los selladores. La espuma es sólo efectiva para pinchazos, y hay que reponerla cada 4 años en promedio, algo que muchas veces se olvida. Se piensa que reparar la llanta e inflarla con el compresor es mucho menos demorado.

A la larga, es todo lo contrario ante aflojar los tornillos y poner el repuesto, dado que los compresores son muy lentos en llevarlas a la presión de aire recomendada. Después de reparar un neumático con el sellador, debe ser inspeccionado por un experto que determine bien la integridad estructural después de la ‘’reparada’’, pues no sabemos si continúa perdiendo aire, y se ha deformado por transitar en las condiciones de baja presión.

Al usar selladores se perjudica el sensor TPMS y el vástago de la válvula, que es mejor reemplazar.  También se debe verificar el estado del balanceo. Las ventajas del sellador son que ponen menos peso en el vehículo, y dejan al baúl con toda la capacidad disponible.

El gran beneficiado en altos volúmenes de producción es el fabricante, puesto que es más barato entregar el sellante y compresor con las pocas herramientas, que comprar e instalar una rueda de emergencia o repuesto.

Ante 3 alternativas (al margen de los autos con runflat), lo más lógico es tener un repuesto de exactamente el mismo tamaño, que anda en vías de extinción; de lo contrario, la rueda tipo ‘’galleta’’ space saver es de lejos lo aconsejable en vez del sellador.