Las personas con enfermedad de Huntington, un trastorno neurológico degenerativo, parecen estar más protegidas de desarrollar cáncer que el resto de la población

Los investigadores de la Universidad de Lund analizaron casi 40 años de registros médicos de pacientes.

Los resultados, publicados en The Lancet Oncology, revelan que los individuos que tenían Huntington mostraron casi 50% menos probabilidades de desarrollar tumores.

La enfermedad de Huntington es un trastorno congénito que afecta la coordinación muscular y con el tiempo causa deterioro cognitivo y otros problemas de salud mental.

Los investigadores no saben por qué las personas que presentan esta enfermedad tienen menos riesgo de desarrollar cáncer.

Pero descubrieron que esta misma protección se aplica a otros trastornos similares al Huntington, llamadas enfermedades de poliglutamina (polyQ).

Estas enfermedades se caracterizan por una mutación que provoca la repetición de ciertos elementos específicos en los genes.

Este defecto provoca la producción de proteínas defectuosas que se acumulan dentro de las células causando daños.

Tal como señalan los investigadores, el hallazgo podría en el futuro conducir a nuevos tratamientos para el cáncer.

Mecanismo protector

En el estudio, los investigadores analizaron datos de pacientes internados en hospitales suecos desde 1969 a 2008.

Encontraron a 1.510 pacientes con enfermedad de Huntington.

Durante el período de estudio, 91 de los pacientes desarrollaron cáncer.

Según los autores, esta cifra fue 53% más baja que los niveles de riesgo que se esperan en la población general.

Los estudios sobre otras enfermedades de la poliglutamina, dicen los científicos, también muestran niveles más bajos de cáncer.

«Encontramos que la incidencia de cáncer es significativamente más baja entre los pacientes con enfermedades de la poliglutamina que en la población general», afirman.

«Los mecanismos detrás de los efectos protectores de cáncer no son claros y esto garantiza llevar a cabo más investigaciones» agregan.

Tal como explicó el doctor Jianguang Ji, del Centro de Investigación de Asistencia Primaria a la Salud, quien dirigió el estudio, «si se logra clarificar los mecanismos que subyacen al vínculo entre las enfermedades de la poliglutamina y el cáncer, esto podría conducir al desarrollo de nuevos tratamientos de cáncer».

Por su parte, Eleanor Barrie, de la organización Cancer Research Uk, expresa que «éstos son resultados interesantes. No es claro cómo los cambios genéticos que causan Huntington y otras enfermedades similares pueden proteger de cáncer».

«Y las investigaciones en el laboratorio podrían ayudarnos a entenderlo».

«Los científicos en todo el mundo están investigando las fallas genéticas que contribuyen al cáncer como parte de la lucha para combatir la enfermedad».

«Y ésta es otra avenida potencial de investigación», agrega la experta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.