Limpiar la casa contamina tanto como el humo de los autos

Limpiar las superficies interiores con desinfectantes puede generar contaminantes

La exposición a estos productos químicos puede ser más común durante la pandemia

Los limpiadores para desinfectar las superficies de los espacios interiores pueden depositar pequeñas partículas contaminantes en las vías respiratorias de los humanos a velocidades iguales o superiores a los aerosoles de los vehículos, según observaciones en tiempo real en condiciones interiores realistas.

Los hallazgos, publicados en la revista “Science Advances”, sugieren que, durante la limpieza, las concentraciones interiores de compuestos monoterpénicos (purificadores de aire naturales y desodorantes) exceden las concentraciones exteriores en dos órdenes de magnitud, lo que tiene por resultado una formación sustancial de nuevas partículas.

Colleen Rosales y sus colegas señalan que la exposición a aerosoles orgánicos secundarios, producidos cuando los productos químicos de limpieza interactúan con el aire durante la limpieza doméstica, es especialmente preocupante para las personas, como los conserjes, que pasan un tiempo considerable limpiando las superficies interiores.

Los autores también sugieren que las exposiciones dañinas a estos productos químicos pueden ser más comunes durante la pandemia de Covid-19, cuando las superficies interiores se rocían con mayor frecuencia con desinfectantes químicos para prevenir la transmisión del SARS-CoV-2.

Limpiador a base de monoterpenos

Si bien los científicos han sabido que limpiar las superficies interiores con desinfectantes puede generar contaminantes interiores secundarios como gases y aerosoles, hay pocos estudios que capturen la formación de aerosoles orgánicos secundarios en condiciones interiores realistas.

Para llenar este vacío de investigación, Colleen Rosales y sus colegas utilizaron un limpiador doméstico comercial a base de monoterpenos para fregar superficies dentro de una sala de pruebas cerrada y con ventilación mecánica dentro de un edifiio de investigación en un área boscosa durante 12 a 14 minutos.

A medida que se limpiaba el piso, los investigadores midieron precursores en fase gaseosa, oxidantes, radicales, productos de oxidación secundaria y aerosoles en tiempo real. Rosales y sus colegas calcularon que una persona que usa un producto de limpieza a base de monoterpeno primero inhalaría alrededor de 30 a 40 microgramos de compuesto orgánico volátil primario por minuto cuando comienzan a fregar.

A medida que se forman aerosoles orgánicos secundarios cuando el producto interactúa con el aire en la habitación, la persona inhalaría alrededor de 0,1 a 0,7 microgramos de estas partículas por minuto. Los autores sugieren que mantener los niveles de ozono de fondo en interiores por debajo de una parte por mil millones antes de limpiar podría minimizar la acumulación de partículas contaminantes.