Lo bueno y lo no tan bueno de tener hijos a los 20, 30 y 40 años

descarga (1)En la actualidad, las mujeres suelen esperar muchos años para quedar embarazadas, dado que primero se dedican a estudiar, trabajar y formarse como profesionales. Luego, se casan y tienen hijos, muchas veces a una edad mayor.

Estas son algunas ventajas y desventajas de tener hijos a los 20, a los 30 y a los 40:

Embarazo a los 20
Ventajas
Cuando se es joven, es más sencillo quedar embarazada. Además, tendrás menos riesgos de sufrir un aborto y seguramente tengas menos complicaciones durante el embarazo, como por ejemplo, menor riesgo que tu bebé sufra del síndrome de Down o algún otro problema de cromosomas, y también un menor riesgo de tener que recurrir a la cesárea.
Desventajas
La maternidad a una edad tan joven no es fácil. Los expertos argumentan que a esta edad existen más probabilidades de dar a luz a un bebé de bajo peso, por los malos hábitos de las mujeres jóvenes que suelen tener una alimentación. Además, no suelen tener la experiencia adecuada para criar a un bebé.
Embarazo a los 30
Ventajas
Actualmente, muchas mujeres optan por ser madres a esa edad dado que en ese momento de su vida, la mujer se siente madura. Además, seguramente ya cumplió con la mayoría de cosas que quería hacer en su vida y lo más probable es que tenga una buena estabilidad económica.
Desventajas
Tener un bebé a esa edad es muy complicado. Por ejemplo, puede que tengas que tratar de 3 a 6 meses o tener que consultar un médico, ya que a esta edad ovulamos de forma menos frecuente. Además, el aborto es más probable que a los 20, y también hay más probabilidades de que el bebé nazca con alguna anomalía cromosómica.
Embarazo a los 40
Ventajas
Contarás con una mejor estabilidad económica. Además, tú y tu pareja se sentirán más seguros, dado que han tenido el tiempo para afianzar su relación, hacer cosas juntos y ahora quieren traer un miembro más a la familia que sería la felicidad completa.
Desventajas
Muchos argumentan que los 40 es la edad más complicada para quedar embarazada, ya que estás más cerca de la menopausia; puede que tardes mucho en concebir naturalmente o tengas que consultar con un profesional. Además, el riesgo de perder al bebé es mayor, como también lo es el riesgo de que sufra de alguna anormalidad. Cabe destacar que existen muchas probabilidades de tener un embarazo múltiple.