Los dientes de leche de tu hijo podrían salvarle la vida en el futuro

Cuando se caen, los niños se emocionan; saben que a la mañana siguiente encontrarán un billete, dulce u otro regalo bajo su almohada.

Los padres, por su parte, los guardan por el valor sentimental. Sin embargo, los dientes de leche poseen algo en su interior que vale la pena aprovechar: células madre.

Investigadores del National Institutes of Health, Estados Unidos, afirman que estas células que se encuentran en la pulpa dental de los dientes de leche y pueden regenerar piel, tejidos (cardíaco y hepático), hueso y articulaciones.

Además de servir en el tratamiento de algunas enfermedades como diabetes, Alzhéimer, esclerosis múltiple, artritis; entre otras.

De acuerdo con muchas investigaciones los dientes de leche tienen mayor poder regenerativo que los dientes permanentes, pues sus células son jóvenes y no han sido tan expuestas al ambiente.

Sin embargo, para mantener su calidad y que sean buena fuente de células madre, deben ser extraídos por un dentista, pues así no se altera su suministro de sangre.

Los dientes extraídos deben enviarse a Bancos de células madre dentales, quienes se encargan de recolectar, evaluar, aislar y crio preservar las células madre de este tipo.

Si tienes un hijo, ya sabes que puedes usar sus dientes de leche a favor de su salud.