Los japoneses y los británicos tienen esperanzas de que lo peor de la crisis económica ya pasó

photo_japon.jpgUn pequeña alza inesperada en la producción industrial del Reino Unido y la contracción económica menor de lo anticipada en Japón dan señales de que lo peor de la crisis ya pasó.
El Reino Unido registró incremento de un mes a otro en abril, algo que no ocurría desde febrero de 2008.
La producción subió 0,3% comparada con marzo, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas. Los analistas vaticinaban que caería en 0,1%.
La industria manufacturera también tuvo alzas inesperadas.
El Instituto de Investigación Económica y Social (NIESR, por sus siglas en inglés), estima que la economía británica retomó el crecimiento en abril y mayo después de una aguda caída en los primeros meses del año.
Y dijo también que las cifras oficiales señalen que la recesión se terminó o que está a punto de terminar.
El instituto tiene buenos antecedentes previendo los cambios mensuales del Producto Interno Bruto (PIB), pero las cifras oficiales para el segundo semestre del año no saldrán hasta julio.
Otros economistas, sin embargo, advierten que todavía es demasiado pronto para declarar el fin de la recesión en el Reino Unido.
Philip Shaw, analista del grupo Investec, dice que aunque es posible que haya un crecimiento del PIB, todavía existen dudas sobre los niveles de demanda de productos.
«El veredicto todavía no se ha emitido en cuanto a la fortaleza o tamaño de la recuperación económica a mediano plazo», afirmó.
En Japón, por su parte, no es el crecimiento lo que los tiene optimistas, sino una contracción menor de lo anticipada.
La economía nipona continúa bajando a un ritmo sin precedentes, pero en el primer trimestre del año esa caída se desaceleró.
El gobierno manifiesta que en los primeros tres meses la economía se contrajo 3,8%, aún a niveles récord, pero menos de lo estimado.
Las cifras reflejan una reducción de la inversión de capital en fábricas y equipos.
La segunda economía del mundo prevé crecer modestamente este año.
Las empresas se están beneficiando de una mayor demanda en China, donde ese gobierno está invirtiendo casi US$600.000 millones en proyectos que incluyen infraestructura.
Además, las masivas medidas de estímulo aplicadas por el gobierno de Japón, que incluyen la entrega de efectivo, están surtiendo efecto. Hay una sensación de esperanza de estar saliendo de lo peor, comenta nuestro corresponsal.
No obstante, las exportaciones siguen un tercio menores que el año pasado y las fábricas están operando muy por debajo de sus capacidades.
Si las empresas continúan recortando empleos e inversiones, la frágil recuperación podría estancarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.