Los motores Diesel ya no son mucho más durables que los de gasolina

descargaPor Fernando Santos Morales

Los motores diesel  -mejor turbodiésel puesto que por normativa de emisiones nunca más se fabricarán diesel sin turbocargador-,  trabajan a unas velocidades o revoluciones inferiores a los de gasolina. Esto era y es aún un factor importantísimo para su buena longevidad.

Giran más lento que los de gasolina, porque la presión generada por la explosión del combustible con el aire, sobre los pistones, es muy fuerte. Más que en los de gasolina. En consecuencia, el diesel es un motor con partes mucho más robustas y pesadas que limitan su capacidad de giro.

Así mismo, el sistema de inyección distribuye un combustible más pesado que la gasolina, más difícil de inyectar entre más rápido gire, lo que ayuda al desempeño en las bajas revoluciones de funcionamiento. Pero esto ha ido cambiando.

El impresionante desarrollo de la electrónica hace que las inyecciones sean más rápidas y precisas, y junto con nuevas aleaciones y materiales, el peso de los componentes ha disminuido. Por lo anterior, las potencias han ido en aumento; es cierto, el torque también, pero se está llegando a regímenes de revoluciones más altos con frecuencia.

No es raro ya ver motores diesel que entreguen su potencia máxima por encima de las 4200 vueltas, cuando antes la daban a 3500 – 3700. Las presiones de inyección son bestiales (más de ¡36000! PSI o libras por cada pulgada cuadrada en el reciente motor Drive E de Volvo como ejemplo) y muy precisas, hasta 10 micro inyecciones en 1 segundo….

En pruebas he visto como tocan con facilidad las 5000 rpm, o hasta las pasan. También es cierto que los turbos están generando presiones de soplado aún más poderosas, lo que eleva la exigencia del motor. ¿Y, que ha pasado con los de gasolina?

Siempre han sido más livianos por las menores presiones de combustión, y han girado más alto de rpm. Ahora, con arquitecturas casi exquisitas (inyectores piezo eléctricos que varían su forma), la inyección directa de gasolina también acompaña para que, unida a la sobrealimentación, se produzca mucha más rendimiento con menos tamaño; acá nacen los abundantes motores ‘’downsizing’’, especialmente por lo económicos y poco que contaminan cuando no van a fondo.

La evolución de los sistemas de inyección directa de la gasolina ha sido muy rápida y se ha extendido en la última década. Lo interesante es la tendencia a poner las cifras de torque (fuerza) y potencia (caballos), en velocidades medias y bajas. Así nos encontramos con motores por ejemplo de 1.6 litros con 160 caballos y 25 kgm de torque que a poco acelerador hacen volar a los autos.

En síntesis, el diesel va más alto de vueltas que antes, y además soporta mayores temperaturas y presiones internas. Los de gasolina giran igual o más bajo que antes, con menores temperaturas y presiones. Antes un diesel podía durar el doble o más de kilometraje que un símil gasolina, pero ya no es así.

Las diferencias han venido disminuyendo dramáticamente. Todo comenzó lentamente desde mediados de los 80s cuando Fiat instaló por primera vez la inyección directa en la gran serie. Su hermana Alfa Romeo en el sedan 156, estrenó el sistema Common Rail de alta presión en 1997, el cual disminuía  -más ahora, y es popular en todas las automotrices-,  las vibraciones, el ruido y emisiones. Torque y potencia en aumento……con algunos que ya no aguantan tanto como antes.

En cambio a la inyección directa de gasolina le ha tomado mucho menos tiempo llegar a muy alto nivel (hubo efímeras apariciones de sistemas poco confiables que desaparecieron hace poco menos de década y media), disminuyendo mucho el consumo, uno de los fuertes del diesel.

Y si el precio de los 2 combustibles tiende a acercarse como pasa hoy, entiendo por qué actualmente en Europa la gente está yendo de nuevo hacia la gasolina (aún se venden más diesel, pero menos): más rendimiento    -en performance mas no en consumo donde los diesel son los reyes-,   sin la aún molesta ‘’andanada’’ de vibraciones, nivel y calidad del ruido del diesel que aunque ha mejorado muchísimo, no iguala a los de gasolina. Y puede que los diesel duren más, pero ya hoy la distancia es mínima en muchos comparativos.