Los pacientes con cáncer de riñón están recibiendo un nuevo tratamiento que podría frenar la enfermedad

_45133319_renaltumor1.jpgEs una técnica llamada crioterapia radical, que consiste en congelar los tumores para destruirlos.
El tratamiento es mucho menos invasivo que los métodos tradicionales, como cirugía, y debería reducir la necesidad de llevar a cabo un trasplante.
El cáncer renal es una de las principales causas de muerte por cáncer en el mundo, y afecta principalmente a los hombres.
La crioterapia consiste en la aplicación local de temperaturas extremadamente frías con el uso de sondas especiales.
Con una pequeña incisión en el cuerpo se introducen varias agujas hasta el tumor y en éstas se bombea gas de argón.
Con esto se crea una gran bola de hielo de menos 40º centígrados con la cual se cubre el tumor y se le congela, destruyendo las células cancerosas. 
La técnica es mínimamente invasiva, porque evita los grandes cortes de bisturí que requiere la cirugía tradicional y por lo tanto el período postoperatorio es más rápido y confortable.
En el Reino Unido, la técnica ya ha sido llevada a cabo con éxito en el Hospital Southmead, en Bristol, en el tratamiento de enfermos de cáncer de próstata.
De hecho, desde hace varios años, la Asociación Estadounidense de Urología recomienda la crioterapia como procedimiento terapéutico del cáncer de próstata.
Pero sólo hace poco se empezó a utilizar en el tratamiento de tumores renales.
En Inglaterra, el Hospital Southmead es el primero en probar el procedimiento en pacientes con estos tumores.
Hasta ahora entre 40 y 50 pacientes han sido tratados con crioterapia y los médicos afirman que la enfermedad no ha resurgido en ninguno de los enfermos.
Según el doctor Francis Keeley, especialista del Instituto Urológico de Bristol y del Hospital Southmead, «después de una cirugía tradicional esperaríamos que el cáncer hubiera regresado en dos o tres pacientes en este mismo periodo».
Cuando el tumor en el riñón se extiende -agregó- no tenemos buenas alternativas disponibles, así que debemos asegurarnos de que hacemos lo correcto en el primer tratamiento».
El doctor Keeley subrayó que la técnica está todavía en sus primeras etapas y los especialistas están comparando los resultados del tratamiento de otros pacientes en otros centros del país.
«Todavía debemos estudiar el efecto a largo plazo (a cinco años) de la crioterapia para poder considerarla una forma rutinaria de tratamiento», expresó el doctor Keeley.
Algunos expertos creen que el procedimiento puede ser más adecuado para atacar tumores pequeños en las primeras etapas de la enfermedad.
Y algunos estudios han revelado que la crioterapia quizás no es tan exitosa cuando el tumor es mayor de 4 centímetros.
El Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica del Reino Unido (que se encarga de los estándares en los servicios de salud en el país) afirma que «la crioterapia es un tratamiento seguro que puede destruir células cancerosas».
«Pero todavía no es claro si logra destruir completamente el tumor y cuáles son los efectos del tratamiento en la supervivencia a largo plazo».
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.