Los supermercados del futuro parecen de película, pero ya son una realidad

Mobi, el carrito que no necesita que lo empujen y que te lleva a la góndola que estás buscando

No tienen cajas ni vendedores, se compra con una aplicación y tienen carritos inteligentes; así son los prototipos y las pruebas piloto que empiezan a debutar en el mundo

Quienes disfrutan de realizar las compras virtuales seguramente dirán que les gusta ver los estilos completos y recorrer los escaparates digitales solos, a su tiempo, sin vendedores que les hagan preguntas o los observen. Con este espíritu de compras autónomas Amazon anunció que antes de fin de año abrirá Amazon Style, su primera tienda física de moda. “Con la aplicación Amazon Shopping los clientes podrán al escanear el código QR de un producto para ver los tamaños, colores y detalles de la prenda. Este programa se basa en la personalización y la innovación. Utiliza algoritmos de aprendizaje automático para brindar recomendaciones personalizadas en tiempo real, a medida que los consumidores compran.

Además, con sólo tocar un botón la aplicación envía esos artículos al probador, o, si no quieren probarlo, lo solicita directamente en el mostrador para pagar”, resumen desde la compañía. La primera tienda física de ropa de Amazon abrirá este año en The Americana at Brand, uno de los principales destinos de compras en Los Ángeles, Estados Unidos.

¿Dónde está la caja?

Aldi, una de las cadenas de supermercados más grandes de Inglaterra, abrió en enero su primera tienda sin cajas, en Londres. Para comprar en este local los clientes deben descargar la aplicación Aldi Shop&Go, que les permitirá ingresar, tomar los artículos que necesiten y luego salir. Así de simple. Es que una vez que un cliente se retira de la tienda, se le cobrará automáticamente sus compras a través del método de pago seleccionado y aparecerá un recibo en la aplicación.

El sistema de Aldi, que fue desarrollado por AiFi, utiliza cámaras especialmente posicionadas para detectar qué productos han recogido los clientes y, luego, cargarlos en su cuenta. Los consumidores que quieran comprar alcohol deben utilizar la tecnología de reconocimiento facial para estimar la edad y autorizar la compra. No es la primera cadena en hacer realidad las compras simples y sin cajas y sigue los pasos de otros supermercados, como Tesco, Sainsbury’s y Amazon. Cuando el río suena, agua lleva, dicen.

Smart-changuito

Otra tendencia que ya comenzó a verse en algunos supermercados europeos son los carros de compras inteligentes. Entre los vehículos disponibles se encuentra el de la compañía Caper. Su Smart Cart pretende eliminar las filas. ¿Cómo funciona? Cuenta con una pantalla táctil con cámaras de reconocimiento de imagen que detectan los artículos que se ponen y se sacan del carro, sin necesidad de escanear el código de barras. Lo único que debe hacer el cliente es tomar los productos y ponerlos dentro del carrito.

Obviamente, las cámaras disponen de inteligencia artificial (IA) y un sensor de peso, para saber cuánta fruta o verdura se están adquiriendo. Por otro lado, Caper Smart Cart es capaz de recomendar algunas recetas, de acuerdo con los alimentos que se estén comprando. También alerta al cliente sobre ofertas de productos similares a los que hay en el carrito. Una vez que los consumidores terminan de cargar el carrito con todo lo que necesitan sólo deberán pagar a través de una app del móvil.

Pero este no es el único changuito inteligente. Park Chan Woo, Choi Chan Young y Lee Eun Ji, de Seúl, Corea, tres ingenieros de Corea del Sur, presentaron su increíble prototipo, Mobi. Es un carrito eléctrico y autónomo dotado de gran cantidad de sensores y de IA que es capaz de seguir a los compradores por toda la tienda, llevarlos a las ubicaciones de los productos que necesitan, ayudarlos a marcar artículos en su lista y facilitar el pago final de la compra.

¿Cómo se utiliza? Al llegar a un supermercado el comprador toma un Mobi de la estación de carga, lo sincroniza con su smartphone a través de la aplicación móvil y el carro inteligente cargará la lista de compra en su pantalla. Mobi realizará un seguimiento de los productos que debe comprar, mientras que sus sensores internos los irán marcando a medida que se los ingresa dentro del carro. Por otro lado, al ser autónomo, puede seguir a los usuarios por la tienda y llevarlos directamente hasta los productos que están en el listado de compras, mediante su sistema de navegación incorporado. Y, por último, el cliente paga directamente con el vehículo, que cuenta con su propio método de pago digital.

Aunque algunos desarrollos son prototipos y otros son pruebas piloto, muchas personas ya están empezando a incorporar a sus vidas formas de ir al súper que parecen de ciencia ficción.

Por. Cintia Perazo