Los tumores en mujeres con mamas densas son más difíciles de detectar con la mamografía

mamografia-ventajasLa densidad mamaria, esto es, la cantidad de tejido fibroso y glandular de los pechos o mamas, condiciona el riesgo que tiene una mujer de desarrollar cáncer de mama.

Concretamente, cuanto mayor es la densidad mamaria, mayor es la probabilidad de padecer el tumor. Y a ello se aúna, además, que la observación de los signos o anormalidades que pueden conllevar a la detección del cáncer es también más difícil en las mamas más densas. Tal es así que, quizás, la mamografía resulte insuficiente para el cribado del tumor en esta situación. O por lo menos, y según concluye un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Génova (Italia), la mamografía debería complementarse con otras técnicas –la ecografía y la tomosíntesis digital– para posibilitar la detección de los cánceres de mama en mujeres con pechos densos que, de no ser así, pasarían desapercibidos.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Journal of Clinical Oncology», muestra cómo en una población de 3.231 mujeres con mamas densas en las que la mamografía no detectó ningún cáncer de mama, el uso de la ecografía y la tomosíntesis permitió el diagnóstico de 24 tumores que habían sido ignorados.

Tal es así que, como explica Nehmat Houssami, co-autora del estudio, «nuestros resultados tendrán implicaciones inmediatas tanto para el cribado como para la nueva investigación en mujeres con alta densidad mamaria».

Cribado más completo

En el estudio, llevado a cabo en Italia con 3.321 mujeres con un grado de densidad mamaria 3 o 4 y mamografías negativas, el uso de la ecografía y de la tomosíntesis digital –un tipo de mamografía en 3D– posibilitó la detección de 24 cánceres de mama. Concretamente, 12 de los tumores fueron detectados tanto por la tomosíntesis como por la ecografía, técnica esta última que por sí sola fue capaz de detectar 11 tumores hasta entonces desapercibidos. Finalmente, la detección del último tumor se llevó a cabo gracias a la tomosíntesis.

En consecuencia, como indica Nehmat Houssami, «nuestros resultados muestran que la tomosíntesis digital fue capaz de detectar cuatro tumores de mama adicionales por cada 1.000 mujeres, mientras que la ecografía detectó siete casos de cáncer de mama adicionales por cada millar de mujeres».

Y esta mejora en la detección del cáncer de mama, ¿no se asoció también con un mayor número de casos falsos positivos, es decir, con la detección de posibles casos de cáncer que finalmente fueron descartados con otras pruebas? Pues como era esperable, sí. De hecho, el uso de la ecografía y la tomosíntesis digital conllevó 107 falsos positivos adicionales, no observándose diferencias en este sentido entre ambas técnicas.

¿El fin de la mamografía convencional?

El presente trabajo es el primer estudio prospectivo desarrollado para comparar la eficacia de la mamografía frente a la de la combinación de mamografía, ecografía y tomosíntesis digital en la detección del cáncer de mama en mujeres con pechos densos.

Como incide Nehmat Houssami, «los resultados muestran que la ecografía es más eficaz que la tomosíntesis. Pero la ecografía es una prueba aparte que consume mucho tiempo y que, en manos inexpertas, puede conllevar la aparición de un alto número de falsos positivos. Por su parte, la tomosíntesis es una forma refinada de mamografía, por lo que puede llevarse a cabo como parte de la mamografía 2D convencional o, incluso, sustituirla. No en vano, la tomosíntesis detecta más de un 50% de los tumores de mama adicionales en estas mujeres, por lo que tiene el potencial de convertirse en la técnica primaria de cribado sin la necesidad de ninguna prueba complementaria».

Entonces, ¿debe recomendarse la implantación de la ecografía y/o de la tomosíntesis digital como pruebas complementarias del cribado con mamografía? Aún es pronto para decirlo, dado que deben analizarse otros aspectos, caso fundamentalmente de los económicos.

Como concluye Nehmat Houssami, «por ejemplo, en muchos países, caso de Reino Unido y Australia, el uso de pruebas adiciones de cribado para las mujeres con mamas densas no está recomendado en la práctica clínica habitual. Sin embargo, hay otros países en los que, como sucede en Estados Unidos, la legislación obliga a que las mujeres sean informadas de su densidad mamaria y de la disponibilidad de pruebas adicionales, por lo que nuestros resultados pueden ser muy relevantes».