Los vehículos pueden ser conducidos por mujeres embarazadas en cualquier etapa del mismo. Su seguridad y la del bebé, dependen de tener en cuenta unas sencillas observaciones

Por Fernando Santos Morales.

Aprensiones, prejuicios y hasta miedo sienten algunos futuros padres de familia con solo pensar que su esposa conduzca el auto, estando en pleno embarazo. Deben estar absolutamente tranquilos, pues se puede conducir en cualquier momento de éste sin ningún tipo de peligro. Al principio y durante los 3 primeros meses del embarazo se debe ser más cuidadoso en la conducción ya que hay menos líquido amniótico, y por esto el bebé está menos protegido. A medida que pasan los meses el menor riesgo, disminuye aún más.

Así, entre más »panza» tenga la madre, mejor irá el niño; como contraprestación, la incomodidad con la que manejará, puesto que dependerá en gran medida de su postura al volante.  Algo es absolutamente claro: durante el embarazo se puede, y se debe usar el cinturón de seguridad. Según las estadísticas, en España cada año hay entre 200 y 700 abortos en accidentes, por madres que no llevaban puesto el cinturón. Los últimos estudios evidencian que llevarlo puesto, evita lesiones graves tanto a la madre como al feto.

La posición correcta del cinturón de seguridad, es con la banda inferior o pélvica, tan baja como sea posible, y siempre por debajo del vientre. Volvo Cars realiza unas pruebas de choque virtuales para ver cómo se comporta la futura madre y el neonato. La prueba es simulando un choque frontal para determinar por medio de sensores y computadoras cómo se mueve el cuerpo del conductor, y la forma como el cinturón y los airbags afectan a la madre.

Tras comprobar las potenciales lesiones generadas por la fuerza de desaceleración y por el eventual contacto del estómago y otras partes del cuerpo con el airbag, los pedales, parales, etc, se llega a la conclusión de que la forma más eficaz de protección se logra utilizando el cinturón de seguridad de 3 puntos. Las futuras madres de familia deben tener en cuenta los siguientes consejos para que la protección de su hijo y la suya, concluyan de la mejor manera:

Nunca desactive el airbag, y dedique más tiempo para cuadrar muy bien tanto la posición de la silla, como la regulación del volante. Muchas mujeres  -entendiendo que algunas personas son cortas de estatura-,   manejan demasiado cerca del volante; se debe lograr el balance de poder dirigir con total control el auto haciendo un correcto uso del timón, pedales y palanca de cambios, sin que por esto tenga que ir »pegada» al timón, haciendo que en ésta situación se disminuya la eficiencia de los cinturones, los airbags y las zonas de deformación de la carrocería.

La seguridad en un accidente se potencia poniéndose el cinturón como es debido: con la banda transversal por en medio de los senos, y la inferior, sobre las caderas, en el punto más bajo posible.

Si el auto tiene el timón ajustable no solo en altura sino también en profundidad, debe ajustarse apuntando hacia el pecho, jamás hacia la cadera o a la cabeza. Si se van a realizar viajes largos debe descansar máximo cada 2 horas, caminando unos 10 minutos durante el receso.

Hay que hidratarse muy bien inclusive en las altas temperaturas que se viven no solo en carreteras, sino en las ciudades durante el tránsito normal. Si existe la posibilidad de hacer viajes por carretera de largos trayectos,  puede conducir un buen tiempo y si tiene alguna inquietud, no dude en consultar a su médico para saber sobre detalles adicionales concernientes a cada mujer de manera individual.

Al final, es el que le despejará al esposo,  si acaso el 10% de los argumentos que le queden, después de haber leído éste artículo cuyas apreciaciones provienen de los más avanzados estudios científicos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.