Malta: la ciudad perdida de la Atlántida

En el fondo de las aguas de Malta se han encontrado yacimientos de templos sumergidos

Los escritos de Platón, los templos más antiguos del mundo y distintos estudios afirman que en este territorio podría haber estado la Atlántida

¿Leyenda o realidad? Muchas han sido las ocasiones que han cuestionado la existencia real de la isla de la Atlántida, un amplio territorio que hace miles de años habría dominado el mundo. Fue Platón, en dos de sus últimos diálogos fechados en el siglo IV a.C, quien ponía sobre la mesa la existencia y desaparición de esta supuesta civilización. A lo largo de los siglos leyenda y realidad se han ido conjugando para convertir en mito esta supuesta isla devorada por el mar. Así han ido surgiendo todo tipo de teorías sobre el lugar exacto donde podría estar hundida la isla. Pero ¿y si no toda la Atlántida fue destruida? ¿Podría ser Malta parte de lo que fue una gran isla del Mediterráneo?

El rastro de más de 7.000 años que Malta ha dejado tras de sí, además de otorgarle un increíble legado cultural, ha dado indicios a muchos expertos para que consideren que el archipiélago haya podido formar parte de la antigua ciudad hundida de Atlantis. Así, desde que fuese citada en la Odisea de Homero como hogar de Calipso, se han desarrollado varias teorías que tratan de estudiar este hecho. Algunas de las razones por las que se cree que Malta podría haber formado parte de la antigua ciudad de Atlantis son:

Los diálogos de Platón

La descripción que realizó Platón de la Atlántida en uno de sus estudios sobre el manuscrito egipcio Atlántikos ha sido una pieza fundamental para su consideración. En ellos indica que tras un violento terremoto e inundaciones la isla de Atlantis desapareció en las profundidades del mar. Así, cuando las fechas de los manuscritos fueron analizadas y contrastadas con los hallazgos cronológicos, geológicos, biológicos y arqueológicos descubiertos en la isla, la prueba resultó prácticamente concluyente.

Antiguos templos

Los templos más antiguos que se conocen están ubicados en territorio maltés. El templo de ?gantija en Gozo es considerado como la construcción megalítica al aire libre más antigua del mundo, que data del 3700 a.C. La civilización que lo construyó desapareció de forma misteriosa y repentina en algún momento después del año 2500 a.C. Por lo tanto, se corresponde con el orden cronológico que plantea Platón en su relato.

Ruinas submarinas

En el fondo de sus aguas se han encontrado yacimientos de templos sumergidos, construcciones megalíticas y vasijas y utensilios de civilizaciones muy antiguas. La costa de St. Julian’s es el hogar de uno de los últimos descubrimientos, la construcción Gebel gol-bahar, que podría tratarse de un templo megalítico.

Fósiles de grandes animales

Los fósiles de grandes animales hallados en la cueva de Ghar Dalam. En esta cueva prehistórica se descubrió la prueba más antigua del asentamiento humano en Malta, además de restos óseos de animales que habitaron el territorio durante la Edad del Hielo, como elefantes, hipopótamos y osos. Se considera que Malta es tan pequeña que no podría haber proporcionado a este tipo de animales suficiente comida ni espacio.

Una isla el doble de grande

Los datos geológicos también sugieren que Malta fue una vez parte de una masa de tierra mucho más grande. Estudios llevados a cabo en Gozo revelan un movimiento de tierras importante desde el año 5000 a.C. Asimismo, un estudio hecho por la Universidad de Malta descubrió que hace 20.000 años el tamaño de las islas maltesas era el doble de grande, y que incluso estaban conectadas entre sí.

Aunque muchos consideran que en realidad la antigua ciudad de Atlantis es tan solo un mito, estas evidencias podrían arrojar luz a futuros estudios y descubrimientos que pudiesen concluir que en realidad este fantástico territorio existió y que Malta formó parte de él.