Médicos en Inglaterra probarán un método que mide en el aliento los niveles de glucosa en la sangre de niños con diabetes tipo 1

La empresa Oxford Medical Diagnostics está trabajando con el hospital infantil de Oxfordshire para probar el nuevo dispositivo.

La máquina puede medir con precisión pequeñísimas cantidades de acetona en el aliento de un paciente.

Esta medición puede ser posteriormente utilizada para calcular cuánta insulina necesita.

Durante el ensayo de seis meses, que se espera comience el próximo año, los niños seguirán siendo sometidos a la prueba actual de insulina, que requiere un pinchazo en el dedo para extraer una gota de sangre.

Y esta medida se comparará con la del aliento para analizar qué tan precisa es.

Las personas con diabetes tipo 1 no pueden producir ninguna insulina, la hormona que regular el azúcar en la sangre.

La enfermedad puede aparecer a cualquier edad, pero es más común antes de los 40 años y especialmente en los niños.

El trastorno puede controlarse con inyecciones diarias de insulina y una dieta regulada, pero los pacientes necesitan revisarse los niveles de glucosa varias veces al día.

No invasivo

Esto se hace con un pinchazo en el dedo para extraer una gota de sangre, lo cual para un niño puede ser muy incómodo.

Por ejemplo, los niños con diabetes tipo 1 necesitan pincharse el dedo al menos cuatro veces al día, pero en ocasiones se requieren 10 pinchazos cuando el niño es muy pequeño.

Tal como señala la doctora Julie Edge, especialista en pediatría que coordina en el ensayo, «un medidor portátil que pueda indicar cuál es el nivel de azúcar en la sangre sería realmente muy útil».

Diana Davies, de Oxford Medical Diagnostics, explica que «es bien conocido que el aliento con olor a fruta dulce o acetona es un indicador de diabetes».

«Pudimos extrapolar esa información para desarrollar un aparato que es capaz de medir el nivel de glucosa en base a la acetona del aliento», agrega.

Por su parte, la doctora Edge señala que «la carga de diabetes tipo 1 en los niños es enorme».

«Incluso los bebés y los niños muy pequeños requieren hasta 10 pinchazos en el dedo cada día para chequear sus niveles de glucosa, además de varias inyecciones de insulina al día».

«Cualquier avance que nos permita reducir el número de pruebas invasivas que un niño necesita será muy bien recibido».

«Un método no invasivo que mida los niveles de glucosa y cetonas en la sangre será una herramienta muy valiosa en el cuidado de estos pacientes» agrega.

Si el ensayo resulta exitoso, los investigadores esperan desarrollar un prototipo de dispositivo portátil para medir el aliento de estos pacientes.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.