Michelle Obama es la imagen moderna de la mujer negra

michelle_obama.jpgPor Katherine Lewis
Cada vez que Michelle Obama aparece como primera dama, la combinación de su éxito profesional y personal desafía las imágenes estereotípicas que los medios muestran de las mujeres de raza negra en Estados Unidos.
Es la primera mujer de raza negra que es la primera dama de Estados Unidos y al serlo, Michelle Obama destruye estereotipos que datan de generaciones sobre las mujeres de raza negra y las mujeres trabajadoras. “Que haya una mujer negra en esta posición coloca completamente a las mujeres afro estadounidenses al frente de las mujeres estadounidenses y lo que es más importante, señoras, afirma la capacidad de ser mujer de la mujer de raza negra, su humanidad, su feminidad”, dijo a America.gov Andra Gillespie, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Emory.
Michelle Obama que tiene títulos de la Universidad de Princeton y de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard, ejercía el derecho con éxito y después se desempeñó como ejecutiva del Centro Médico de la Universidad de Chicago antes de que su esposo Barack Obama ganara la elección presidencial en Estados Unidos. Esta mujer, que ha logrado éxitos profesionales, tiene también un matrimonio estable y dos lindas hijas bien educadas, y ello contrasta con las imágenes de los medios que muestran a mujeres de raza negra con sobrepeso, con personalidades abrumadoras o simplemente como mujeres divertidas en películas irrelevantes o como bailarinas muy sexuales en vídeos musicales.
“Las descripciones populares suelen caracterizar [a las mujeres afroestadounidenses] como personas dominantes o como objetos sexuales para ser explotados. Para una generación de muchachas habrá ahora una imagen muy positiva de lo que es una mujer negra… [Michelle Obama] está colocada en una buena posición para ser una imagen positiva de la sociedad estadounidense y de los negros en Estados Unidos”, expresó Gillespie.
La historia de la estigmatización de la mujer negra en Estados Unidos viene de la esclavitud que destruyó a las familias negras y permitió a los dueños blancos de esclavos abusar de las mujeres negras, explicó a America.gov Bart Landry, profesor de sociología de la Universidad de Maryland.
Una vez que la guerra civil acabó con la esclavitud, las mujeres negras “se vieron como parte de la fuerza de trabajo que reconstruiría la economía del sur”, dice Landry. Mientras muchas mujeres blancas rechazaban empleos con paga en favor de “las labores domésticas” prevalentes en el siglo XIX las mujeres negras “eran ridiculizadas si pretendían ser señoras”.
Aunque era generalmente negativo, este mensaje tuvo el aspecto positivo de liberar a las mujeres negras que querían obtener una carrera de la ambivalencia que muchas mujeres blancas experimentaron cuando dejaron la esfera doméstica, dijo Landry, autor de la obra Black Working Wives (Esposas negras trabajadoras).
Desde luego que la mujer negra hoy tiene más probabilidades de obtener un diploma de educación superior que el hombre negro y las mujeres negras obtienen el 57 por ciento de todos los diplomas universitarios logrados por afro estadounidenses, según los datos de la Oficina del Censo. A mayor educación suelen corresponder mayores sueldos.
Por lo tanto, Michelle Obama presenta otra importante imagen: una mujer negra que tiene éxito profesional pero también es una dedicada madre y esposa. Durante la campaña presidencial de su esposo, insistió en estar en su casa para asistir a los recitales de ballet o los eventos deportivos en que sus hijas participaban y raramente pasó la noche fuera de la casa, según David Colbert, autor de Michelle Obama: An American Story (Michelle Obama, una historia estadounidense).
“La mujer negra está extremadamente animada y orgullosa de ver a alguien como Michelle Obama en la Casa Blanca”, dijo a America.gov Tarshia Stanley, profesora asociada en el Colegio Universitario  Spelman en Atlanta. “Representa a un gran grupo de personas que se toman en serio su maternidad, que lo hacen bien y que no han recibido cobertura en la prensa”.
La noche que Barack Obama ganó la elección presidencial en Estados Unidos, le dio las gracias a su esposa por ser “mi mejor amiga durante los últimos 16 años, el cimiento de nuestra familia, el amor de mi vida y la primera dama del país”.
“Todas las mujeres admiran la forma en que él habla sobre ella y la valora. Es algo muy atractivo” dijo a America.gov Liza Mundy, redactora del diario The Washington Post y autora de Michelle: A Biography (Michelle, una biografía). “Que las mujeres afro estadounidenses puedan decir a sus hijos: ‘Este es un ejemplo de una relación’, es muy valioso”.
Tanto Barack como Michelle Obama han hablado con franqueza sobre las dificultades de mantener un equilibrio entre el trabajo y la vida del hogar, tanto en cuanto al trabajo de Michelle como en cuanto la carrera política de Obama.
“No hay duda de que es difícil. Ella tenía ese trabajo exigente en la Universidad. Si él estaba trabajando estaba lejos. Si no estaba trabajando, estaba pensando en el trabajo. Siempre estaba escribiendo un libro”, dijo Colbert.
Con el tiempo, Michelle Obama empezó a levantarse a las 4:30 de la madrugada para hacer ejercicio en el gimnasio los días que su esposo estaba en la ciudad. Cuando las niñas se levantaban, Barack Obama, tenía que darles el desayuno y vestirlas porque ella no estaba en casa, dijo.
Como primera dama piensa defender el equilibrio entre el trabajo y otros aspectos de la vida, pero incluso si Barack Obama no hubiera ganado las elecciones presidenciales, espera que su candidatura haya corregido algunas percepciones erróneas sobre las familias negras.
“Michelle Obama dijo desde el principio de la campaña: ‘si todo lo que hago es mostrar que no todos somos familias acogidas al sistema de beneficencia o atletas, sino que somos profesionales normales con familias funcionales, eso ya sería suficiente’”, dijo Mundy.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.