Miles de personas aguardan el desprendimiento del Perito Moreno, espectáculo natural inédito en el invierno austral

_41990248_060819-perito203.jpgCentenares de turistas y lugareños se congregaron frente al glaciar Perito Moreno, en la Patagonia argentina, a la espera del rompimiento del coloso de hielo, que por primera vez ocurrirá durante el invierno austral.
Desde la existencia de registros en 1917, los desmoronamientos se han observado en verano, cuando miles de personas visitan esta atracción en la sureña provincia de Santa Cruz.
Pero esta vez la ruptura será en plena época invernal, en coincidencia con un período de mayores temperaturas en la región, según los científicos.
En medio de una gran expectativa, decenas de miles de argentinos siguen por televisión e internet las alternativas de este espectáculo natural.
Lo que se desmoronará es un puente de hielo de unos 100 metros que une al glaciar con la Península de Magallanes.
El proceso de agrietamiento y caída de pequeños fragmentos comenzó el viernes, provocado fundamentalmente por filtraciones de agua, viento y humedad.
Junto con el desplome completo del puente se espera el desprendimiento de grandes bloques de hielo sobre el Lago Argentino, que formarán témpanos.
Las últimas rupturas del Perito Moreno, registradas en 1988, 2004 y 2006, sucedieron en verano.
Los expertos no se ponen de acuerdo sobre si el esperado rompimiento del glaciar en invierno se debe a causas naturales o al efecto invernadero.
Carlos Corvalán, director del Parque Nacional Los Glaciares, al que pertenece el Perito Moreno, comentó: «Puede que esté relacionado con el calentamiento global. El aumento de la temperatura afecta la resistencia del hielo, que no tiene la misma dureza que de costumbre».
En cambio, Víctor Jorge Leis, director operativo del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de Argentina, expresó sus dudas al respecto.
«Es muy difícil relacionar la ruptura del glaciar con el efecto invernadero, porque no se han registrado temperaturas considerablemente más altas que en los últimos meses», explicó a BBC Mundo.
«Además, el termómetro es apenas uno de los factores que inciden en el desmoronamiento de los hielos. Otros son, por ejemplo, el viento y el flujo de las mareas».
Algunos especialistas comentaron que la punta del glaciar tiene 400 años, lo que justificaría su debilidad.
El Perito Moreno, bautizado en honor a uno de los pioneros argentinos en la exploración de la región patagónica, Francisco Pascasio Moreno, se encuentra en las inmediaciones de la localidad de El Calafate, a unos 2.800 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires.
Con una superficie total de 195 kilómetros cuadrados y un frente de 50 a 70 metros de altura, es uno de los pocos glaciares del mundo que aún sigue avanzando.
Debido al impulso de la gravedad, se desplaza desde los Andes hacia el interior de la Patagonia con ciclos de crecimiento y ruptura irregulares.
A diferencia de otros glaciares de la zona y del resto del mundo, el Perito Moreno figura entre aquellos que no han sido afectados por el calentamiento global, de modo que es una incógnita para los científicos.
Su rompimiento es considerado uno de los espectáculos más atractivos de la naturaleza en todo el planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.