Monos controlan mentalmente un brazo virtual

Los animales fueron capaces de operar y sentir con el brazo virtual a través de actividad cerebral que fue captada por los implantes

Los científicos creen que están un paso más cerca de lograr que los paralíticos caminen y usen brazos artificiales tras un experimento en que monos movieron y sintieron objetos usando sólo sus mentes.

Los animales fueron capaces de operar un brazo virtual para buscar objetos a través de actividad cerebral que fue captada por implantes, una denominada interfaz cerebro-máquina.

En un salto hacia adelante desde estudios anteriores, los primates también fueron capaces de experimentar la sensación del tacto, un elemento crucial de cualquier solución para paralíticos debido a que les permite juzgar la fuerza utilizada para coger y controlar objetos.

«Este fue uno de los pasos más difíciles y el hecho de que lo hayamos logrado abre la puerta al sueño de que una persona pueda caminar de nuevo», dijo Miguel Nicolelis, un neurólogo brasileño que formó parte del estudio realizado por un equipo de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte.

Los resultados sugieren que sería posible crear una especie de «exoesqueleto» robótico que la gente podría usar para sentir objetos, afirmó.

«El éxito que hemos tenido con primates nos hace creer que los humanos podrían realizar las mismas tareas mucho más fácilmente en el futuro», declaró Nicolelis.

En la primera parte del experimento, los monos rhesus fueron premiados con comida por usar sus manos para controlar un mando en busca de objetos en la pantalla de un computador.

Entonces el mando fue desconectado, lo que dejó a los monos con el control de un brazo virtual en la pantalla sólo a través del poder cerebral.

Nicolelis dijo a Reuters que su objetivo es usar la tecnología para permitir a un atleta parapléjico joven participar en la ceremonia de apertura del Mundial de fútbol del 2014 en Brasil.

A partir del 2012, el estudio será llevado a Brasil, anticipó Nicolelis, y será puesto en práctica en el Instituto de Neurociencia en el estado norestino de Natal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.