Monumento Conmemorativo al 11 de Septiembre adorna panorama del Pentágono

lydcan0a44acakoxftccailwk14cakz3emzcafx5g90ca4zas20cagckyvrcatye4nicak2j02ycazddjfxcayzo34cca6tpqvhca80y2kkca47xh9qcalz3kz5ca0xqklacau0i2k1.jpgPor Jacquelyn S. Porth
En el lado suroeste del Pentágono, hay ahora 184 bancos de acero nuevos. Debajo de cada banco hay un pequeño estanque en el que el agua se mueve y los árboles de arce ofrecen sombra al visitante.
Siete años después de que los terroristas estrellaron el vuelo 77 de la aerolínea American Airlines contra el Departamento de Defensa,  el velo de estos bancos se levantará y pasarán a formar parte de la conmemoración permanente de las 184 personas que murieron en el ataque al Pentágono el 11 de septiembre de 2001. El presidente Bush dedicará en el Pentágono el monumento conmemorativo empezado a construir en junio de 2006.
El monumento conmemorativo está ubicado en el lado suroeste del edificio donde el avión fue estrellado. Los 59 pasajeros fallecieron en el ataque que se produjo a 560 kilómetros por hora, y otras 125 personas fallecieron dentro del edificio debido al impacto, el fuego del propulsor y los escombros que cayeron sobre ellos. En ataques separados que ocurrieron en el Centro del Comercio Mundial de Nueva York fallecieron otras 2.829 víctimas y otros 41 fallecieron en otro ataque abortado en el vuelo que unos pasajeros hicieron estrellarse en Shanksville, Pensilvania. Entre los que fallecieron en Arlington, cuando la aeronave penetró cinco círculos concéntricos de pasillos de cemento en el Pentágono, había científicos, doctores, personal uniformado, contratistas, maestros, pilotos, ayudantes administrativos y la tripulación del vuelo.
En un aniversario anterior del 11 de septiembre, Bush dijo: “Los 184 que perdieron sus vidas en este lugar, veteranos y reclutas, soldados y civiles, esposos y esposas, padres e hijos, dejaron atrás a sus familias y amigos cuya pérdida es inmensurable”.
El monumento conmemorativo que será desvelado en el Pentágono fue diseñado para ser un lugar para la familia y amigos, para que puedan sentarse y recordar, y para que el público pueda visitarlo y reflexionar.
Las filas de bancos de granito se han colocado por orden de edad de las víctimas, empezando por los más jóvenes y llegando hasta los mayores. Para leer las inscripciones en los bancos de los que murieron en el avión de pasajeros, los visitantes deben mirar desde el Pentágono hacia fuera, para leer las inscripciones de los que murieron dentro, los visitantes deben mirar a la fachada del edificio.
El secretario adjunto de Defensa Gordon England dijo que el sitio de casi cinco hectáreas es para las familias, la comunidad del Pentágono y para “todos en Estados Unidos, porque esta es la primera conmemoración que realmente recuerda a aquellos que fueron muertos”.
SUELO SAGRADO CONMEMORA PÉRDIDAS Y FORTALEZA
Para las familias y colegas, este suelo es sagrado, un lugar tranquilo para el remedio y la tranquilidad. Algunos lo ven como una oportunidad de experimentar una conclusión. Otros como un ligar donde sentirse cerca de aquellos cuyas vidas fueron sesgadas en un doloroso instante.
Jim Laychak, que encabeza el esfuerzo privado de recaudación de fondos para el monumento conmemorativo que ha costado 32 millones de dólares, perdió a su hermano en el ataque del Pentágono. Dijo a la cadena de información CNN: “Este suelo es sagrado para muchos de los miembros de las familias y la esencia de este lugar es que se refiere a… aquellos que perdimos”.
El jefe de Estado Mayor Conjunto, el almirante Michael Mullen, dijo que el monumento refleja la Fortaleza de Estados Unidos. Mullen dijo que también sirve como recuerdo constante de la renovación.
En la noche del 11 de septiembre el monumento se abrirá al público con un homenaje musical ofrecido por la Banda de la Armada de Estados Unidos y el Coro de Cantores del Mar. Como otros monumentos conmemorativos de la zona de la capital, estará abierto 24 horas todos los días de la semana. Se espera que todos los años visiten el sitio millones de personas.
John Cogbill, presidente de la Comisión de Planificación de la Capital Nacional, dijo que la devastación del 11 de septiembre “se ha marcado para siempre en el corazón de los estadounidenses”. Dijo a America.gov que el nuevo monumento conmemorativo honra el recuerdo de aquellos que perdieron sus vidas aquí. “Este monumento conmemorativo único y simbólico es una adición bien recibida en el panorama de la capital”, añadió.
Para los arquitectos que diseñaron el monumento, el descubrimiento del mismo es la culminación de años de trabajo y de cambios vitales que lo acompañan. Keith Kaseman y Julie Beckman, egresados de la Universidad de Columbia, vivían juntos en Nueva York y trabajaban para estudios de arquitectos distintos cuando ocurrieron los ataques del 11 de septiembre. Su experiencia primaria inspiró la colaboración cuando se presentaron en 2002 a una competición internacional de diseño para realizar el monumento conmemorativo. Su diseño fue seleccionado en 2003.
Se mudaron a Virginia para supervisar el inicio del  proyecto y después se casaron. En 2006, mudaron su compañía Kaseman Beckman Advanced Strategies a Filadelfia aunque continúan viniendo a Washington cuando tienen que hacer diligencias relacionadas con el monumento conmemorativo.
Dijeron que la fuerza y la determinación de los miembros de las familias que conocieron cuando estaban retocando su diseño en los últimos seis años siempre les inspirará. Incontables individuos contribuyeron al nacimiento del monumento, escribieron ambos recientemente en unas declaraciones sobre el mismo, “asó que su integridad contemplativa persistirá en el futuro lejano, y con esta dedicación el monumento conmemorativo del Pentágono adoptará vida propia, atraerá significado e interpretación contemplativa de todos aquellos que visiten este lugar especial”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.