Mucho ojo con la Falsa Sensación de Seguridad en Internet

dibujo.JPG

Por: Jorge Monterrey Sales Manager Latino América, Symantec
Con frecuencia se escucha hablar de las virtudes de los antivirus gratuitos. Estos se ofrecen como una solución mágica ante un mundo cibernético cada vez más especializado en técnicas de estafas y cyberdelitos. En este contexto, los usuarios tienden a creer que con estas soluciones descargadas de Internet gozarán de una libertad sin fronteras, creándose entonces una “falsa sensación de seguridad”, que sin dudas será perjudicial a corto plazo.
Los peligros que hoy acechan los computadores son muy diferentes a los que existían hace 10 años, y los “simpáticos” virus de antaño han mutado a sofisticados mecanismos de ataques. A continuación, una pequeña lista de ventajas que proporcionan las versiones profesionales de antivirus:
– Una diferencia sustancial con los productos gratuitos es el concepto de “protección por capas”: las versiones pagas incorporan barreras adicionales de defensa para mantenernos libres del spam, el phising, el pharming o el robo de identidad. Estas amenazas son de trato diario ya que el pago de servicios y la compra de artículos por Internet se han convertido en una práctica casi habitual. Asimismo, quien posea una cuenta de e-mail sabe lo que es lidiar con los cientos de correos basura que se reciben.
– Actualizaciones periódicas: todos los días los hackers introducen nuevas variantes de virus y troyanos. Sin esta constante actualización, el antivirus pierde eficacia ya que no detecta las nuevas amenazas. Las versiones pagas cuentan con equipos y laboratorios especializados que están las 24hs monitoreando la red. De este modo, se ofrece rapidez e inmediatez para los usuarios.
– Soporte: la desesperación es uno de los síntomas más comunes cuando se infecta nuestra PC. En esos casos, nada mejor que poder conversar telefónicamente con un especialista que nos indique qué hacer para restablecer su funcionamiento. Este claramente es un privilegio de las versiones pagas.
– Descargas desde sitios no seguros: frecuentemente se ofrecen versiones gratuitas de antivirus desde sitios de dudoso origen, que no son otra cosa que páginas elaboradas por hackers para engañar a los usuarios desprevenidos.
Finalmente, una pregunta que todos deberíamos hacernos es cuánto vale la información que tenemos en nuestras computadoras. Desde datos confidenciales del trabajo hasta fotos y videos personales, contamos con archivos invaluables económica y sentimentalmente. Es un buen momento para pensar cuánto invertimos en su seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.