Muchos países piensan invertir más de 1 billón de dólares para estimular economía mundial

Gobiernos de todo el mundo toman medidas para alentar el gasto de los consumidores y la expansión de la economía.
Al aumentar el gasto público, la concesión de incentivos fiscales y el fortalecimiento de la confianza de los consumidores, esperan poner fin rápidamente a la recesión económica que muchos países están experimentando y, por tanto, restablecer el crecimiento económico mundial.
Lo primero que se tiene previsto es combatir la mayor caída trimestral en el gasto de los consumidores ocurrida desde 1980 en Estados Unidos.
“La manera más rápida de impulsar la economía es conseguir que el gasto del consumidor se incremente”, dijo David Cross, presidente de la empresa consultora Market Outlook. “Inmediatamente se traduce en más inversiones de las empresas, más contratación y un restablecimiento de la confianza en el sistema”.
Para impulsar el gasto de los consumidores, el Congreso de Estados Unidos aprobó en febrero un paquete de medidas por valor de 168.000 millones de dólares, que incluye devoluciones fiscales sobre el impuesto sobre la renta, y la administración Bush anunció en noviembre que la Reserva Federal (el banco central de EE.UU.) gastaría hasta 800.000 millones de dólares para alentar préstamos para educación, automóviles y bienes raíces. (Este dinero no está incluido en un plan de rescate de 700.000 millones de dólares para el sector financiero: la Ley de Estabilización Económica de Emergencia de 2008, convertida en ley el 3 de octubre). 
Sin embargo, Estados Unidos y otros gobiernos ven más allá del estímulo a corto plazo hacia los programas que sentarán las bases de un crecimiento sostenido. Los líderes del Congreso de Estados Unidos y el equipo económico del presidente electo Obama elaborando un paquete de medidas cuyo valor podría ser de más de 500.000 millones de dólares y que probablemente incluiría proyectos de infraestructura y otras inversiones destinadas a la creación de empleo y la expansión económica a largo plazo.
“El gasto en infraestructura y atención de la salud tiene mucho sentido”, dijo Charles Morris, autor de The Trillion Dollar Meltdown: Easy Money, High Rollers, and the Great Credit Crash. “Al consumidor no le queda dinero”.
En la reciente cumbre financiera que tuvo lugar en Washington, los líderes de los países que conforman el G20 lograron un acuerdo para estimular sus economías y colaborar para evitar una prolongada recesión mundial. La idea es que, en paralelo, los países pueden crear una especie de Nuevo Trato mundial, en alusión al programa de gasto público del presidente de EE.UU. Franklin D. Roosevelt, que en 1933 generó puestos de trabajo y contribuyó a poner fin a la Gran Depresión.
Incluso el Fondo Monetario Internacional, que normalmente promueve la moderación fiscal y la reducción de la deuda, ha pedido a los gobiernos que impulsen el gasto en un dos por ciento del producto interno bruto.
“Prácticamente todos los países de Europa han instituido un paquete de medidas de estímulo, ya sea directamente mediante la coordinación de recortes fiscales y recortes de tasas de interés, o la intervención en los mercados financieros”, dijo Cross a America.gov.
La Unión Europea está considerando la posibilidad de una propuesta por valor de más de 250.000 millones de dólares para fomentar el crecimiento. Gran Bretaña y España han propuesto paquetes de medidas por valor de 30.000 y 14.000 millones de dólares, respectivamente. En noviembre, China anunció un plan de 586.000 millones de dólares para impulsar el gasto de los consumidores en un periodo de dos años.
En un reciente discurso público, el presidente francés Nicolás Sarkozy dijo que es hora de realizar inversiones masivas en infraestructura, educación e innovación. “El gobierno invertirá directamente 175.000 millones de euros [226.000 millones de dólares] en la actividad económica en un período de tres años”, dijo Sarkozy, según indica un sitio web del gobierno francés. “Junto con la inversión en universidades, centros de investigación y el medio ambiente, vamos a invertir fuertemente en la economía digital, que será el motor del crecimiento futuro, así como las tecnologías limpias”.
Un informe de las Naciones Unidas publicado el primero de diciembre recomienda planes de estímulo masivos y coordinados para evitar un colapso económico en todo el mundo. Un reciente informe del Banco Mundial sobre cómo superar a la crisis financiera coincide con esto.
“Los costos de inversión, tanto en programas sociales como actividades económicas, pueden parecer intimidantes para muchos gobiernos que ahora tienen poco efectivo”, dijo Danny Leipziger, especialista en gestión económica para el Banco Mundial, en una declaración en el sitio web del Banco. “Pero el costo futuro de no tomar medidas puede ser mucho más alto que el ahorro que se obtiene de la falta de acción”.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.