Nokia Siemens reconoce haber proporcionado al gobierno iraní las herramientas necesarias para monitorizar las telecomunicaciones en el país

img_103601_nokia_seimens_21.jpgLa compañía de comunicaciones Nokia Siemens ha confirmado  que ha facilitado al gobierno iraní cierta tecnología que permite monitorizar, controlar y leer mensajes. La empresa vendió un producto denominado Centro de Monitorización a Irán Telecom en la segunda mitad de 2008.
El producto permite a las autoridades controlar las comunicaciones de una red, incluyendo llamadas de voz, mensajes de texto y tráfico web. El gobierno iraní podría usar esta tecnología para monitorizar el uso de los móviles en el país, una herramienta que ha permitido a los manifestantes enviar imágenes de los días posteriores a las elecciones al resto del mundo.
Un portavoz de la compañía ha asegurado que el sistema proporcionado a Irán es «una arquitectura estándar que los gobiernos del mundo usan para controles legales». Ha añadido que los gobiernos occidentales no permiten a las compañías construir redes que no tengan este sistema.
Nokia Siemens vende el Centro de Monitorización a 150 países en el mundo, aunque la firma asegura que no se lo ha proporcionado ni a China ni a Birmania.
El tráfico en Irán está controlado prácticamente en su totalidad por la compañía Irán Telecom. El día posterior a las elecciones presidenciales, el tráfico de las telecomunicaciones prácticamente se cortó, según un estudio  de la firma Arbor Networks.
Desde entonces el tráfico se ha restablecido gradualmente, y los analistas han especulado con que este corte y reajuste se ha debido a la colocación de sistemas de monitorización por parte del gobierno.
Después de que Ahmadineyad ganara las elecciones y fuera acusado de fraude, páginas de Internet como Twitter y Facebook se han convertido en un punto de encuentro esencial para jóvenes iraníes opositores al presidente, cuyo Gobierno controla los medios de comunicación. En tanto, en YouTube se han colgado vídeos de las múltiples manifestaciones y protestas, así como de la acción represora de la policía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.