Nueva generación de antidepresivos tiene pocos beneficios clínicos en mayoría de pacientes

_44451165_medication_spl_203b.jpgLa nueva generación de antidepresivos, que usan millones de personas en todo el mundo, tiene pocos beneficios clínicos en la mayoría de los pacientes, señala una nueva investigación.
Un equipo de investigadores británicos, estadounidenses y canadienses concluyó que los fármacos son de ayudan solamente para un pequeño grupo de personas con la depresión más severa.
La investigación -conducida en la Universidad de Hull, Inglaterra y publicada en la revista PLoS Medicine- señala que la mayoría de las personas que sufren de depresión pueden recuperarse sin la ayuda de drogas.
Los investigadores obtuvieron muchos datos apelando a las leyes de libertad de infomación de EE.UU. Allí se incluye información de resultados de experimentos clínicos que las compañías de medicamentos decidieron no publicar en su momento.
Majorie Wallace, director del centro de salud mental Sane en el Reino Unido, dijo que si estos resultados se confirman, podrían ser muy «perturbadores».
Pero los laboratorios que producen Prozac y Seroxat, dos de los más comunes antidepresivos, dijeron que no están de acuerdo con los hallazgos.
Un vocero de GlaxoSmithKline, fabricante de Seroxat, dijo que el estudio observa sólo «un pequeño subconjunto de toda la información disponible».
La casa farmacéutica Eli Lilly, encargada de la producción de Prozac, dijo que «una extensa experiencia científica y médica ha demostrado que (Prozac) es un antidepresivo efectivo».
En total, el equipo de investigadores de Hull, que publicó el estudio en la revista especializada PLoS Medicine, revisó la información de 47 pruebas clínicas.
Los especialistas analizaron tanto la información clínica hecha pública por los laboratorios como la protegida por la Legislación de Libertad de Información.
Los expertos se enfocaron en medicamentos conocidos como Inhibidores Selectivos de Recaptación de Serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés), los cuales funcionan controlando los niveles de serotonina en el cerebro.
Entre ese tipo de medicamentos, se encuentra la fluoxetina (Prozac), la venlafaxina (Efexor), y paroxetina (Seroxat).
Los investigadores hallaron que incluso los efectos positivos vistos en pacientes severamente deprimidos eran relativamente pequeños y abiertos a interpretación.
De acuerdo con la investigación, los efectos aparentemente positivos de los antidepresivos en los pacientes con depresión severa no se debían al fármaco en sí, sino a que los pacientes respondían menos a los placebos que se les suministró durante las pruebas.
El director de la investigación, Irving Kirsch, dijo: «La diferencia en la mejoría entre pacientes que tomaron placebos en las pruebas clínicas y los que tomaron antidepresivos no es muy grande».
«Esto significa que la gente deprimida puede mejorar sin tratamientos químicos», dijo el especialista.
«Dados estos resultados, hay pocas razones para prescribir antidepresivos, con excepción de los pacientes con depresiones severas, a no ser que los tratamientos alternativos no funcionen».
El profesor Kirsch dijo que los hallazgos también cuestionan el actual sistema de reportar las pruebas de medicamentos.
La editora académica de la investigación, la profesora Philipa Hay, de la Universidad de Sydney Occidental, dijo que los antidepresivos en realidad no ayudan a las personas con depresiones que no son severas.
«Hubo un efecto, pero si se compara con el que tuvo el insumo de un placebo o una tableta de azúcar en personas con formas menos intensas de depresión, no hay mucho que destacar», dijo Hay.
«La gente con depresión severa, la cual tiene un impacto trascendental en su forma de disfrutar y de participar en la vida, esas personas que tienen muchos problemas para levantarse en las mañanas o que dejan de comer o de beber, esos pacientes sí recibieron un poderoso efecto de los antidepresivos más que de los placebos», dijo la doctora.
El doctor Tim Kendall, subdirector de la unidad de investigación del Royal Collage, de Inglaterra, dijo que con el estudio se puede concluir que los laboratorios tienden sólo a dar a conocer los estudios en los que sus productos muestran sus bondades.
De acuerdo con Kendall, los hallazgos de la Universidad de Hull socavan la confianza en la capacidad de dar conclusiones sobre los méritos de los medicamentos si se toma en cuenta la publicación de sólo cierta información.
El especialista hizo un llamado para que los laboratorios sean forzados a publicar toda la información recogida en las pruebas.
Sólo en el Reino Unido, el número de prescripciones de antidepresivos ha aumentado en los últimos años, pese a que su organismo de salud, el NHS (National Health System), tiene como principio que los antidepresivos no deben ser usados como un tratamiento inicial en personas quienes presentan síntomas de depresión moderada.
En 2007 hubo 16 millones de prescripciones de la nueva generación de antidepresivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.