Nueve sorprendentes curiosidades sobre los perros

Cuando del mejor amigo del hombre se trata, más de uno saltará para auto denominarse un experto. Sin embargo, una cosa es acariciar al perro y otra muy distinta investigarlo. Es por eso, que para todos los amantes de los canes, traemos varios datos interesantes para que conozcan mejor a su mascota.

Los perros se enferman de las mismas cosas que nosotros.

Alrededor de 6 millones de perros son diagnosticados con cáncer en Estados Unidos cada año, al igual que otras versiones caninas de diversos desórdenes humanos, como la ceroidolipofuscinosis neuronal, que lleva a la inhabilidad de caminar o controlar los músculos.

Lo anterior permite que las pruebas de medicamentos sean más comunes, pues darle tratamientos a una mascota es más sencillo que una persona. Así, a su manera, los perros salvan vidas estando enfermos.

Y saben antes que tú, que estás enfermo

Antes de que el doctor te diagnostique epilepsia, cáncer o diabetes tu perro ya lo sabe. Estudios demostraron que los perros pueden entrenarse para olfatear cáncer en los pulmones, senos, piel, vejiga y próstata, dado que –estiman los científicos- estos son capaces de detectar aromas muy tenues despedidos por células anormales.

Además de cáncer, los perros también asisten a personas con diabetes, pues pueden detectar las fluctuaciones de los niveles de azúcar en la sangre (dulce para presión alta y ácido para baja) y así alterar a sus dueños antes de que manifiesten síntomas.

Por último, están los reportes de que los perros pueden prever un ataque epiléptico hasta con 45 minutos de anticipación. Cómo lo hacen aún es un misterio, aunque se especula que identifican un aroma particular manifiesto en caso de cambios de comportamiento.

Tu perro también puede enfermarte

Los perros pueden alojar patógenos que hacen daño a las personas. Una de las más conocidas es la rabia, una enfermedad neurológica fatal, pero no es la única. Cierta comida para perros provoca intoxicación en las personas debido a la bacteria salmonela, pero una más es mucho peor que un dolor de estómago.

Un estudio publicado en 2003 en The Veterinary Record, encontró que los humanos pueden contraer  el parásito ascárido Toxocara canis, con tan solo tocar el pelo de perro. Este crece en los intestinos de los perros y se aloja en las cuencas de los ojos de las personas, provocándoles ceguera. También, ocasionalmente, viven en el hígado y pulmones humanos.

Los perros son tan inteligentes como un niño de dos años

La Asociación Americana de Psicología presentó en 2009 los resultados de una investigación relativa a la capacidad cerebral a los perros. Su conclusión es que estos pueden llegar a ser tan inteligentes como un bebé humano de dos años. De ellos, el Border Collie entiende hasta 200 palabras y encabeza la lista de perros más inteligentes. Le siguen el french poodle, pastor alemán, Golden retrievers y labradores.

En contraste, los bulldogs y beagles están en el espectro más lento de aprendizaje entre los perros.

La distinción entre ambos grupos, es la antigüedad de las razas. Los primeros son más recientes que los segundos, cuya utilidad principal fue ayudar al hombre en la cacería, no ser sociable como el segundo grupo. Por ende, su fuerza muscular está más desarrollada que su cerebro.

Los perros sienten envidia

Un estudio de 2008 publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, encontró que cuando los perros perciben que otros perros reciben recompensas por un truco y ellos no, estos se agitan, se rascan demasiado y evitan la mirada de sus colegas premiados. Además, dejan de hacer el truco mucho antes que el resto, que si estuvieran repitiéndolo sin recibir recompensa, pero a solas.

La envidia de los perros no es tan sofisticada como la humana. Los animales no mostraron molestias si los otros recibían salchichas y ellos pan o si los demás recibían recompensas por nada y ellos tenían que hacer un truco para obtener una golosina. Sin embargo, su demostración de molesta sirve como evidencia de que la emoción no es privativa de los primates.

Pero ¿culpa? ¡jamás!

El mismo estudio revela que Max te hace ojitos de dolor no como señal de arrepentimiento, sino como simple respuesta a tu reprimenda. Cuando los dueños de las mascotas los reprimieron por comerse una golosina, mostraron la misma cara sin importar que la hubieran comido o no.

De hecho, los acusados injustificadamente, se mostraron más “culpables” que los que sí la habían comido.

Los perros dóciles son más longevos

Los que se portan bien, viven más tiempo. Es decir, que si le enseñas a tiempo a permanecer fuera del bote de basura y hacer tantas travesuras, disfrutarás más tiempo de tu mejor amigo. De acuerdo a un estudio de 2010 publicado en The American Naturalist, que comparó el uso de energía, personalidades, ritmo de crecimiento y tamaño corporal de 56 razas identificó que aquellas que son más atrevidas y agresivas viven más rápido y mueren antes.

Parece ser que la cruza de razas en búsqueda de una mejor personalidad, alteró mecanismos ligados entre sí, como la longevidad y el metabolismo.

Los perros son los mamíferos con aspectos más variados en el mundo

Otro estudio publicado en American Naturalist encontró que las diferencias entre razas de perros llegan a ser tales, que son más pronunciadas que entre especies separadas de mamíferos. Por ejemplo, el esqueleto de un Collie es tan diferente al de un Pequinés, como el de un gato al de una morsa.

Tal diversidad, provocada por el hombre, ahora le ayuda a investigar el funcionamiento genético, como qué genes definen el carácter, el pelaje, los ojos y el tamaño de un perro sobre otro.

Culto al can

Múltiples culturas adoptaron a los perros como una figura mística. El perro de tres cabezas, Cerbero era el guardián del Hades, es decir el inframundo de la antigua Grecia. Por su parte, los embalsamadores egipcios veneraban a Anubis, el dios con cabeza de chacal. Los mayas creían que los perros guiaban a los muertos al más allá y en Nepal el festival Tihar se celebra en honor a los perros.

Si bien la humanidad ha dejado de prenderles veladoras a los perros, sí está vuelta loca por ellos. Un encuesta de 2010 indica que el 39% de los hogares en Estados Unidos tienen un perro, lo cual representa 77 millones de familias. Además, el 80% de los dueños de perros reportaron interactuar con sus mascotas más de dos horas diarias y muchos de ellos aseguran verlos como sus hijos.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.