Nuevo examen de seno supera a la mamografía

485-cancer_embedded_prod_affiliate_84.jpgEl método experimental –imagen molecular del seno, o MBI por sus siglas en inglés– no reemplazaría las mamografías para las mujeres con un riesgo promedio de cáncer del seno, pero podría convertirse en una herramienta adicional para las mujeres con riesgo mayor con mucho tejido denso que hace los tumores difíciles de detectar con los mamogramas y podría aplicarse a un menor costo que un estudio de resonancia magnética (MRI). Alrededor de un cuarto de las mujeres de 40 años o más tienen senos densos.
«El examen de MBI es una tecnología prometedora» que ya está en una etapa avanzada de pruebas, dijo Carrie Hruska, ingeniera biomédica en la Clínica Mayo de Rochester, Minnesotta, que ha estado trabajando con ese método desde hace seis años.
Hruska dio a conocer los resultados el miércoles en una conferencia telefónica y los presentará más adelante esta semana en una conferencia de la American Society of Clinical Oncology en Washington, D.C.
Las mamografías –un tipo de rayos X– son actualmente la principal manera de detectar el cáncer de mama. El MBI utiliza también radiación, pero de forma diferente. A las mujeres se les aplica una dosis intravenosa de un contraste de actuación rápida que es absorbido más por las células anormales que por las saludables. Cámaras especiales captan la «luz» que emiten estas células y así los doctores pueden detectar los tumores.
Investigadores probaron ambos métodos en 940 mujeres con senos densos y un alto riesgo de cáncer debido al historial familiar, malos genes u otras razones.
Trece tumores fueron detectados en 12 mujeres –ocho por MBI solamente, uno por mamografía solamente, dos por ambos métodos y dos por ninguno de ellos (los dos tumores no detectados fueron encontrados posteriormente en exámenes físicos, mamografías adicionales u otros exámenes de radiación).
Puesto de otra manera: el examen de MBI detectó 10 de 13 tumores, dejando de detectar tres; las mamografías detectaron tres de 13 y dejaron de detectar 10. Utilizando ambos métodos, se hubieran detectado 11 de los 13 tumores.
«Estas imágenes son impresionantes. Puede verse cómo los cánceres hubieran quedado escondidos con las mamografías».
Las mamografías arrojaron falsas alarmas –hicieron que los doctores creyeran que había un cáncer presente cuando no era así– en aproximadamente el 9 por ciento de los casos, comparado con el 7 por ciento de los MBI. Las pruebas de MBI condujeron a más biopsias que los mamogramas, pero detectaron cáncer con más frecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.