Obama presiona al Congreso para que hackers purguen penas más altas

La Casa Blanca propuso aumentar a 20 años de cárcel a quien ponga en riesgo la seguridad nacional y 5 años por robos a través de computadoras

Aún antes de que una agrupación de hackers ingresara en los sitios web públicos de la CIA y el Senado estadunidense, la Casa Blanca pidió sentencias más duras por el ingreso ilegal a redes computacionales privadas y gubernamentales.

El mes pasado, el Gobierno del presidente Barack Obama presionó al Congreso por medidas de monitoreo cibernético más severas, incluyendo aumentar al doble – 20 años de cárcel – la pena máxima por poner en riesgo la seguridad nacional.

Aunque falta ver si la propuesta se convertirá en ley, la pregunta sobre cómo combatir el crimen en internet llegó a primera plana de los medios en las últimas semanas por una serie de ataques de alto perfil.

Los ataques apuntaron a compañías e instituciones multinacionales, como Sony Corp, Citigroup y el Fondo Monetario Internacional. Sony enfrenta decenas de demandas relativas al robo de información de clientes de su red de Playstation.

Además, en la última racha de ataques el grupo organizado Lulz Security anunció que irrumpió en los sitios públicos del Senado y de la CIA, además de en Sony y en otros objetivos.

«Ha sido un mes ajetreado», dijo James Lewis, del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales.

Lewis dijo que los «ciberactivistas» que a menudo ingresan en sitios web para llamar la atención sobre sus causas o generar publicidad, cometen un «gran error» al tener de blancos sitios web como el del FBI y de la CIA.

«Eso se detecta de inmediato», indicó.

Pero abordar los delitos cibernéticos, incluyendo toda clase de ataques por internet, a menudo afronta la dificultad para determinar quién es el responsable.

Las computadoras desde donde se realizaron actividades ilegales son difíciles de rastrear, afirmó Frank Cilluffo, director del Instituto Policial de Seguridad Nacional de la Universidad de Washington.

«El anonimato del ciberespacio, la incapacidad de atribuir el ataque en un 100 por ciento, dificultan las medidas de seguridad nacional. Pocas veces sabes quién está detrás de esa computadora, o incluso si lo sabes, no estás 100 por ciento seguro», dijo.

Bajo la actual ley, quienes son procesados por primera vez afrontan sentencias de hasta 10 años de cárcel por ingresar a un computador con información clasificada, y a un año por robar una contraseña de una institución financiera o de acceso al Gobierno.

Con la propuesta de la Casa Blanca, la sentencia máxima por poner en riesgo la seguridad nacional sería de 20 años y una condena de 5 años por robos a través de computadores por hasta 5 mil dólares se duplicaría.

En tanto, la sentencia por ingresar ilegalmente a computadoras del Gobierno o de instituciones financieras con claves robadas llegaría a tres años de prisión.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.