Organización Mundial de la Salud quiere integrar la medicina natural en los sistemas nacionales de salud

d.jpgPor: José Infante Ferrucho
Algunos sistemas de medicina tradicional quizás sean milenarios, pero pocos han desarrollado los poderosos métodos para demostrar la seguridad y la eficacia que la medicina moderna ha establecido a lo largo de varios siglos.
Ejemplos bien conocidos de la medicina tradicional son la acupuntura china, la medicina ayurvédica en la India y la herbolaria o medicina botánica, una parte importante de muchas prácticas médicas tradicionales.
“Los dos sistemas de medicina, el tradicional y el occidental, no tienen por qué estar enfrentados”, dijo la Dra. Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 7 de noviembre ante los más de 1.200 participantes de 74 países que asistieron al primer Congreso de la OMS sobre Medicina Tradicional, que tuvo lugar del 7 al 9 de noviembre en Pekín.


“En el contexto de la atención primaria de salud, [los sistemas] pueden combinarse en armonía provechosa, utilizando las mejores características de cada sistema y compensando algunas de las debilidades de cada uno. Esto no es algo que va a ocurrir por sí solo. Se tendrán que tomar decisiones políticas deliberadas. Pero se puede hacer con éxito”, dijo Chan.
Países de África, Asia y América Latina utilizan la medicina tradicional para atender algunas de las necesidades de atención primaria de salud. En África, hasta el 80 por ciento de la gente utiliza la medicina tradicional para atención primaria de salud. Estas prácticas también van en aumento en los países industrializados, donde las adaptaciones de la medicina tradicional se denominan medicina complementaria y alternativa.
DECLARACIÓN DE PEKÍN
Durante la reunión, organizada por la OMS y coauspiciada por el Ministerio de Salud chino y la Administración Estatal de Medicina Tradicional China, funcionarios, representantes de los 19 centros colaboradores de la OMS de medicina tradicional, organizaciones no gubernamentales y socios clave examinaron y aprobaron la Declaración de Pekín sobre la promoción y el desarrollo de la medicina tradicional.
La declaración adoptó las siguientes recomendaciones:
• El conocimiento de la medicina tradicional, los tratamientos y las prácticas deben ser respetados y protegidos.
• Los gobiernos deben formular normas y reglamentos como parte de sus sistemas nacionales de salud para garantizar la seguridad en el uso de la medicina tradicional.
• Los gobiernos deben establecer sistemas de acreditación o licencia de los profesionales de la medicina tradicional.
• La medicina tradicional debe basarse en la investigación y la innovación, en consonancia con la Estrategia Mundial y Plan de Acción sobre Salud Pública, Innovación y Propiedad Intelectual, aprobada en la 61 ª Asamblea Mundial de la Salud en 2008.
“Este año es el 60 º aniversario de la OMS y el 30 º aniversario de la Declaración de Alma-Ata, aprobada por la OMS y UNICEF en 1978”, dijo a America.gov el Dr. Xiaorui Zhang, uno de los organizadores de la reunión y coordinador de medicinas tradicionales en el Departamento de Medicamentos Esenciales y Políticas Farmacéuticas, en un correo electrónico.
“La Declaración de Alma-Ata es importante para la medicina tradicional”, dijo. “Aunque la medicina tradicional se ha utilizado durante miles de años y los profesionales que la practican han hecho grandes contribuciones a la salud humana, la Declaración de Alma-Ata fue el primer reconocimiento por parte de la OMS y sus estados miembros del papel que desempeña la medicina tradicional y quienes la practican en la atención primaria de salud”.
PRÁCTICAS SEGURAS
La medicina tradicional es generalmente accesible, asequible y de uso generalizado en muchas partes de África, Asia y América Latina. Para millones de personas, especialmente las que viven en las zonas rurales de los países en desarrollo, las hierbas y los tratamientos medicinales que reciben de los practicantes tradicionales son a veces la única modalidad de atención de la salud disponible.
En China, los preparativos tradicionales a base de plantas representan entre el 30 y 50 por ciento del consumo total de medicamentos. En Ghana, Malí, Nigeria y Zambia, la primera línea de tratamiento para el 60 por ciento de los niños con fiebre alta a causa de la malaria es el uso de hierbas medicinales en el hogar.
En San Francisco, Londres y Sudáfrica, el 75 por ciento de las personas que padecen VIH/SIDA utilizan la medicina tradicional.
En Maryland, el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM), que pertenece a los Institutos Nacionales de Salud, es uno de los Centros colaboradores de la OMS para medicina tradicional.
Su misión es emplear métodos científicos rigurosos para explorar prácticas curativas complementarias y alternativas, para capacitar a investigadores de la medicina complementaria y alternativa, y para difundir información a profesionales médicos y al público.
“Nuestro trabajo aquí en NCCAM es realizar investigaciones importantes sobre la medicina complementaria y alternativa”, dijo a America.gov el Dr. Jack Killen, director adjunto de NCCAM, “y que las prácticas que sean seguras y eficaces deben ser parte de los sistemas de atención de la salud y estar disponibles, de dondequiera que provengan”.
Según la OMS, la acupuntura ha demostrado ser eficaz en el alivio del dolor post operatorio, la náusea durante el embarazo, las náuseas y los vómitos consecuencia de la quimioterapia, y el dolor dental, y tiene efectos secundarios sumamente leves. También puede aliviar la ansiedad, los trastornos de pánico y el insomnio.
Desde 1997, NCCAM ha financiado ampliamente investigaciones para avanzar la comprensión científica de la acupuntura. Algunos estudios recientes que han recibido apoyo de NCCAM han examinado si la acupuntura funciona para dolencias de salud concretas, como por ejemplo el dolor lumbar crónico, los dolores de cabeza y la osteoartritis de la rodilla; así como el funcionamiento de la acupuntura, por ejemplo lo que sucede en el cerebro durante el tratamiento de acupuntura; mejores maneras de detectar y comprender las posibles propiedades neurológicas de los meridianos y puntos de acupuntura, y métodos e instrumentos para mejorar la calidad de investigación sobre la acupuntura.
Según la OMS, el yoga puede reducir los ataques de asma, las técnicas de tai chi pueden ayudar a las personas de edad avanzada a reducir su miedo a las caídas, y la medicina tradicional puede afectar las enfermedades infecciosas.
Por ejemplo, la planta medicinal china Artemisia annua, que se utiliza en China desde hace casi 2000 años, es eficaz contra la malaria resistente a los medicamentos y podría suponer un gran avance en la prevención de casi un millón de muertes al año, la mayoría de ellos niños, debido a la malaria grave, según la OMS.
Los tratamientos tradicionales son bienes históricos que se han vuelto más pertinentes dada la globalización de estilos de vida poco saludables, la rápida urbanización no planificada y el envejecimiento demográfico, dijo Chan. En todo el mundo se advierten las consecuencias mundiales para la salud de las enfermedades crónicas como las enfermedades del corazón, el cáncer y la diabetes.
“Para estas enfermedades y muchas otras, la medicina tradicional tiene mucho que ofrecer en términos de prevención, comodidad, compasión y atención”, puntualizó.
Para más información, véase la página web de la OMS sobre medicina tradicional (en inglés) y la del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (en inglés).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.