Para atrapar los virus un grupo de científicos creo unas trampas intracorporales

Recreación artística de nanocápsulas atrapando virus. (Ilustración: Elena-Marie Willner / DietzLab / TUM)

Hasta la fecha, no existen antídotos eficaces contra la mayoría de las infecciones víricas. Existen antibióticos contra bacterias peligrosas, pero pocos antídotos para tratar las infecciones víricas agudas.

Algunas infecciones víricas pueden prevenirse mediante la vacunación, pero el desarrollo de nuevas vacunas contra los virus es un proceso largo y laborioso.

Las bacterias tienen un metabolismo y por eso es posible atacarlas de muchas maneras. Los virus, en cambio, no tienen un metabolismo propio, por lo que los fármacos antivirales se dirigen casi siempre contra una enzima específica de un solo virus y esto explica la dificultad en desarrollar fármacos antivirales.

Unos científicos han puesto ahora en práctica un nuevo enfoque: atrapar y neutralizar virus mediante nanocápsulas que los “tragan”.

El logro es obra de un equipo internacional que incluye, entre otros, a Hendrik Dietz, de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) en Alemania, y Ulrike Protzer, directora del Instituto de Virología de la TUM.

Para construir las nanocápsulas con la forma y el tamaño adecuados, el equipo de investigación se inspiró en la forma geométrica básica del icosaedro, un objeto formado por 20 superficies triangulares.

El equipo decidió emplear placas triangulares tridimensionales como bloques de construcción para fabricar las cápsulas huecas destinadas a ser trampas en las que atrapar virus

La estrategia funcionó y ahora el equipo de Dietz puede producir cápsulas y otros objetos con hasta 180 subunidades.

Los materiales de partida para fabricar las trampas destinadas a virus pueden producirse en cantidades industriales de forma biotecnológica y a un coste razonable.

El equipo probó las trampas en virus adenoasociados y en núcleos de virus de la hepatitis B, logrando atrapar y neutralizar en unas horas a un notable porcentaje de los virus.

La estrategia también podría tener éxito contra los coronavirus.

Las nanocápsulas están revestidas en su interior con moléculas que capacitan su enlace con virus. Esas nanocápsulas, hechas a base de ADN, se enlazan a los virus fuertemente y los vuelven inofensivos.

Ahora el siguiente paso en esta línea de investigación y desarrollo es probar las piezas de las trampas intracorporales en ratas vivas. «Estamos seguros de que este material también será bien tolerado por el cuerpo humano», afirma Dietz.

Si la labor de investigación y desarrollo en este campo prospera lo suficiente, la captura mecánica de virus podría ser ampliamente aplicable y, por tanto, constituiría un importante avance médico, especialmente para proteger a la gente de virus culpables de nuevas enfermedades.