Pintores y decoradores podrían estar poniendo en riesgo su fertilidad por exposición a sustancias químicas

_44684689_sperm203.jpgSi usted se ve regularmente expuesto a la pintura podría estar en riesgo de desarrollar problemas de fertilidad.
Una nueva investigación revela que los hombres que trabajan regularmente con disolventes de glicol tienen dos veces más riesgos de dañar la calidad de su esperma.
La advertencia a los pintores y decoradores aparece en la publicación Medicina Ocupacional y Medioambiental, perteneciente a la Revista Médica Británica.
El estudio, de las universidades de Manchester y Sheffield, en Inglaterra, y de Alberta, en Canadá, fue llevado a cabo con más de 2.000 hombres que asistieron a 14 centros de fertilidad en el Reino Unido.
Los resultados revelan que otras sustancias químicas en las pinturas no parecen tener impacto en la fertilidad de los hombres.
Desde hace tiempo existen temores de que la exposición a una variedad de compuestos químicos en el trabajo podría afectar la capacidad de un hombre de procrear un hijo.
La investigación dividió en dos grupos a los pacientes estudiados: los que tenían problemas de motilidad de esperma y los que no sufrían estos problemas.
La motilidad del esperma -el ritmo de movimiento de cada espermatozoide- es un factor importante en la fertilidad masculina.
Y se ha demostrado que la concentración de espermatozoides en movimiento por cada eyaculación está vinculada a la concepción.
Pero, como señalan los autores, el tamaño y la forma de los espermatozoides, así como la calidad de su ADN, también son factores importantes que podrían tener una repercusión en la fertilidad masculina.
Los hombres respondieron cuestionarios sobre sus empleos, estilos de vida y exposición potencial a sustancias químicas.
Los resultados mostraron que entre los que dijeron estar expuestos a éter de glicol -un poderoso disolvente que se utiliza en pinturas, barnices, tintas, cosméticos y productos de limpieza- tuvieron un aumento de 250% en el riesgo de desarrollar problemas de motilidad de esperma.
Los científicos encontraron que el riesgo estaba presente aun tomando en cuenta otros factores de estilo de vida, como el tabaquismo, el uso de calzoncillos ajustados, cirugía testicular y trabajos manuales.
Como señala el doctor Andy Povey, de la Universidad de Manchester, «sabíamos que ciertos éteres de glicol pueden afectar la fertilidad masculina y su uso ya se ha reducido en las dos décadas pasadas».
«Sin embargo, nuestro trabajo revela que estas sustancias todavía siguen siendo un riesgo ocupacional y por lo tanto debemos esforzarnos más para reducir esta exposición», dice el experto.
La buena noticia, sin embargo, es que el éter de glicol parece ser la única sustancia vinculada al riesgo de infertilidad.
«Por lo tanto -dicen los autores- en general el riesgo parece ser muy bajo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.