Por primera vez astrónomos logran captar a un «sistema binario» de agujeros negros orbitando en la misma galaxia

_45537850_blackhole1.jpgAunque ya se ha postulado la existencia de este tipo de «sistema binario» de agujeros negros, nadie hasta ahora había logrado detectarlo de manera concluyente.
El par de agujeros masivos en cuestión, dicen los científicos en la revista Nature, parece estar moviéndose mucho más cerca uno de otro que otros posibles sistemas binarios.
«Encontrar una aguja en un pajar es una tarea fácil comparada con encontrar dos agujeros negros tan similares, uno orbitando alrededor del otro, en una galaxia distante», afirman los científicos del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica en Tucsón, Arizona.
La investigación confirma la teoría del crecimiento de las galaxias, en la que cada una tiene un agujero negro en el centro.
Esta teoría afirma que a medida que las galaxias se acercan entre sí, cada uno de sus agujeros negros centrales orbita alrededor del otro hasta que se fusionan.
Pero hasta ahora ha sido muy difícil encontrar evidencia de agujeros negros que se acercan y se orbitan.
A medida que la materia cae en un agujero negro, ésta emite luz de un color característico con la cual se puede saber en qué dirección se está moviendo.
Y debido a que uno orbita alrededor del otro, los astrónomos creen que los sistemas binarios de agujeros deben emitir dos rayos de luz, cada uno de un color ligeramente diferente.
El estudio fue llevado a cabo por Todd Boroson y Tod Lauer del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica.
Los astrónomos hallaron los dos agujeros tras analizar los 17.500 cuásares descubiertos por el llamado Estudio Digital Sloan del Cielo (el mayor mapa detallado de las galaxias en 3D que se ha hecho).
Los cuásares, de los que se conocen más de 100.000, son las versiones más luminosas de las llamadas galaxias activas, que pueden ser cientos de veces más brillantes que nuestra Vía Láctea.
Se cree que éstas se mueven gracias a la acumulación de materia que caen en los enormes agujeros negros de su núcleo.
El par de agujeros negros está ubicado a unos 5.000 años luz de la Tierra.
«La fuente doble de emisión de luz es evidencia concluyente de que se trata de dos agujeros negros», afirma Tod Boroson.
Porque se si tratara de la rara posibilidad de dos galaxias superpuestas -agrega- uno de los objetos sería bastante peculiar».
Según el investigador, ambos agujeros son muy similares. El más pequeño tiene una masa 20 millones de veces más grande que el Sol, y el otro es mil millones de veces más grande que nuestra estrella.
Los separa una distancia calculada en menos de la tercera parte de un año luz.
Esto, a nivel de agujero negro, significa que están moviéndose en una especie de «tango cósmico».
Están mucho más juntos que el sistema binario postulado por el Observatorio de Rayos X Chandra en 2003.
Se calcula que el par se une en su danza cósmica cada 100 años.
Y como se mueven tanto entre uno y otro como con respecto a la Tierra, las observaciones de sus movimientos durante los próximos años podrían demostrar que de hecho ésta es la primera pareja de agujeros negros que se ha descubierto.
«Estudios en el pasado han identificado ejemplos potenciales de agujeros negros a punto de fusionarse» dice Jon Miller, astrónomo de la Universidad de Michigan.
«Pero la investigación de Boroson y Lauer es especial porque el par está más junto y la evidencia que presentan es mucho más clara», agrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.