Por primera vez un club de la liga de fútbol inglesa, la más rica del mundo, entra en cesación de pagos por sus problemas económicos

La liga de fútbol más rica del mundo, la Premier League de Inglaterra, empezó a mostrar su talón de Aquiles este viernes cuando el club Portsmouth fue incapaz de mantener el nivel de deudas y se declaró en cesación de pagos o estado de «administración judicial». Es la primera vez que ocurre en la historia de la primera liga inglesa.

Luego de semanas de búsqueda, el Portsmouth no pudo encontrar comprador y tuvo que ser intervenido judicialmente por una deuda que rebasa los US$100 millones.

En el sistema inglés, «administración» es un paso previo a la quiebra en el que una empresa insolvente se resguarda de sus acreedores para intentar una reestructuración.

En riesgo están 110 años de historia del Porstmouth en el balompié inglés.

Para algunos analistas, esto era inevitable en una liga en la que -según las propias autoridades de fútbol- la deuda de los equipos supera a las deuda conjunta de todos los clubes europeos.

Hace unas semanas, el Portsmouth fue goleado sin piedad (5-0) por el imparable Manchester United, equipo símbolo del poderío futbolístico inglés.

Esta superioridad de los llamados Diablos Rojos no empata, sin embargo, con su aspecto financiero.

Se encuentran en los extremos de la tabla de clasificación, pero comparten una misma dolencia: una deuda de enormes proporciones. La deuda de la compañía madre del club es de US$1.160 millones. Otro club que también tiene deudas enormes es el Liverpool.

Una investigación de la Unión Europea de Federaciones de Futbol (UEFA) muestra que los clubes ingleses, en su conjunto, concentran el 56% de la deuda de todos los equipos de Europa.

Bajo las reglas de la liga, el Portsmouth perderá nueve puntos, lo que prácticamente lo condena a descender de la máxima categoría del fútbol inglés, ya que en la actualidad es el último en la tabla.

El equipo inglés ha cambiado de dueño varias veces el último año, con muchas promesas, pero sin inyecciones de dinero fresco.

Se ha convertido en una práctica estándar que los clubes que enfrentan una inminente liquidación, opten, en cambio, por quedar bajo administración judicial.

Entrar en administración evita que el club desaparezca. Una declaración oficial en el sitio de internet del Portsmouth, señala que con la medida «el club volverá a emerger como una entidad saludable. El club podrá así volver a resultar atractivo para compradores potenciales».

El trabajo del administrador es reducir costos, negociar con los acreedores y encontrar un comprador.

«Los problemas de dinero del Portsmouth se salieron de su control porque el club gastó más de lo que podía», señala el reportero Capstick.

Trevor Watkins, un abogado deportivo y experto en finanzas del fútbol, afirma que más intervención de las autoridades del fútbol en Inglaterra podría ayudar a prevenir que se repita el escenario del Portsmouth.

Cualquier potencial comprador del Portsmouth buscará pagar lo menos posible, sobre todo ante el escenario del descenso. Pero, por ahora, al menos, un club, que ha existido por 112 años, continúa sobreviviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.