Por qué es bueno que pueda apoyarse sobre una única pierna durante diez segundos

Un estudio relaciona la incapacidad de superar esta prueba de equilibrio con tener casi el doble de riesgo de muerte por cualquier causa en los próximos diez años

La incapacidad de apoyarse sobre una pierna durante 10 segundos a partir de los 50-60 años se relaciona con tener casi el doble de riesgo de muerte por cualquier causa en los próximos diez años. Así se desprende de un estudio publicado en el “British Journal of Sports Medicine”.

A diferencia de la capacidad aeróbica y la fuerza y flexibilidad muscular, el equilibrio tiende a conservarse razonablemente bien hasta la sexta década de la vida, cuando comienza a decaer con relativa rapidez, afirman los investigadores.

Sin embargo, la evaluación del equilibrio no se incluye de forma rutinaria en los controles de salud de hombres y mujeres de mediana edad y mayores, posiblemente porque no hay ninguna prueba estandarizada para ello, y hay pocos datos sólidos que lo vinculen con resultados clínicos distintos de las caídas, agregan.

Ante esta realidad, los investigadores querían averiguar si una prueba de equilibrio podría ser un indicador confiable del riesgo de muerte de una persona por cualquier causa en la próxima década.

Los investigadores se basaron en los participantes del estudio de cohortes de ejercicio CLINIMEX. Este se estableció en 1994 para evaluar las asociaciones entre varias medidas de aptitud física, variables relacionadas con el ejercicio y factores de riesgo cardiovascular convencionales, con la mala salud y finalmente la muerte.

El análisis actual incluyó a 1.702 participantes de 51 a 75 años (promedio de 61) en su primer control, entre febrero de 2009 y diciembre de 2020. Alrededor de dos tercios de los participantes (68%) eran hombres.

Se tomó el peso de los individuos y varias medidas de pliegues cutáneos, así como el tamaño de la cintura. También se proporcionaron detalles de la historia clínica. Solo se incluyeron en el estudio aquellos con marcha estable.

Como parte del chequeo, se pidió a los participantes que se pararan sobre una pierna durante 10 segundos sin ningún apoyo adicional.

Para mejorar la estandarización de la prueba, se pidió a los participantes que colocaran la parte delantera del pie libre en la parte posterior de la parte inferior de la pierna opuesta, mientras mantenían los brazos a los lados y la mirada fija al frente. Se permitieron hasta tres intentos con cualquier pie.

En total, alrededor de uno de cada cinco participantes no pasó la prueba. La incapacidad para hacerlo aumentó con la edad, más o menos duplicándose en intervalos posteriores de cinco años desde los 51 a los 55 años en adelante.

Las proporciones de los que no podían pararse sobre una pierna durante 10 segundos fueron: casi el 5% entre los 51 y los 55 años; 8% entre 56–60 años; poco menos del 18 % entre las personas de 61 a 65 años, y poco menos del 37% entre los 66 y 70 años.

Más de la mitad (alrededor del 54%) de las personas de 71 a 75 años no pudo completar la prueba. En otras palabras, las personas en este grupo de edad tenían más de 11 veces más probabilidades de fallar en la prueba que los que eran 20 años más jóvenes.

Durante un período de seguimiento promedio de siete años, 123 (7%) personas fallecieron: cáncer (32%); enfermedad cardiovascular (30%); enfermedad respiratoria (9%); y complicaciones de Covid-19 (7%).

No hubo tendencias temporales claras en las muertes, o diferencias en las causas, entre los que pudieron completar la prueba y los que no pudieron hacerlo.

Pero la proporción de muertes entre los que no pasaron la prueba fue significativamente mayor: 17,5% frente a 4,5%, lo que refleja una diferencia absoluta de poco menos del 13%.

En general, aquellos que fallaron en la prueba tenían peor salud: una mayor proporción eran obesos y/o tenían enfermedades cardíacas, presión arterial alta y perfiles lipídicos poco saludables.

Además, la diabetes tipo 2 fue tres veces más común en este grupo: 38% frente a 13%.

Después de tener en cuenta la edad, el sexo y las condiciones subyacentes, la incapacidad de apoyarse sobre una única pierna durante 10 segundos se asoció con un riesgo elevado de 84% de muerte por cualquier causa en la próxima década.

Pese a lo llamativo de los datos, se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. Dado que los participantes eran todos brasileños blancos, los hallazgos podrían no ser aplicables a otras etnias y nacionalidades, advierten los investigadores.

La información sobre los factores potencialmente influyentes, incluidos los antecedentes recientes de caídas, los niveles de actividad física, la dieta, el tabaquismo y el uso de medicamentos que pueden interferir con el equilibrio, no estaba disponible.

Sin embargo, los investigadores concluyen que la prueba de equilibrio de 10 segundos “brinda una retroalimentación rápida y objetiva para el paciente y los profesionales de la salud con respecto al equilibrio estático”, y que la prueba “agrega información útil sobre el riesgo de mortalidad en hombres y mujeres de mediana edad y mayores”.