¿Por qué y cuándo es conveniente cambiar tu almohada?

images (1)Diversas investigaciones revelan que después de cierto tiempo de uso, las almohadas se convierten en un peligroso foco de infección

La almohada es uno de los elementos más importantes para el descanso diario,  ya que normalmente se pasa de 6 a 9 horas con la cabeza apoyada sobre esta. 

Sin embargo, generalmente se descuida su higiene y se desconoce cuándo debe reemplazarse esta compañera de nuestros sueños.

Como parte de las medidas para mantenerse lo más limpias posible las almohadas deberían exponerse al sol y prevenir la humedad que favorece el desarrollo de microorganismos.

De acuerdo con un sondeo realizado por un  fabricante de almohadas, donde encuestaron a dos mil 200 hombres y mujeres, sólo el 18% sabía que las almohadas deberían cambiarse cada dos años.

Un estudio realizado en 2011 por el Servicio Nacional de Salud británico reveló que pasados dos años, la almohada se convierte en un peligroso foco de infección además de ya no tener su forma original que permita mantener una postura cómoda al dormir

Es necesario cambiar de almohadas porque, con el tiempo, se acumulan en ellas elementos nocivos a la salud, tales como ácaros de polvo, bacterias, partes de piel muerta, secreciones de saliva, insectos microscópicos y otros elementos más que nos pueden causar enfermedades.

La investigación publicada por el Servicio de Salud de Gran Bretaña, explicó que cuando dormimos, respiramos todos los elementos nocivos que nos pueden causar conjuntivitis, meningitis, neurosis, neumonía y otras afecciones de las mucosas y de la piel.

Otro estudio, efectuado en 2005 por la Universidad de Manchester, demostró que el uso incorrecto de una almohada puede causar rigidez en el cuello, dolor en el brazo y dolores de cabeza por la mañana.

Las almohadas deben apoyar la columna cervical, el cuello poco de la columna vertebral, en una posición neutral, ya que esto reduce los movimientos más extremos en el sueño, donde las más convenientes son las de contorno de espuma, látex y poliéster.